Francia y Turquía contra los kurdos

Si los medios occidentales no logran explicar las guerras que asolan el «complicado Oriente» es porque no quieren reportar lo que pasa a escala regional. En lugar de entrar a discutir si lo que sucede en Siria es una revolución, una guerra civil o una agresión, o si la represión en Turquía se justifica o no, Thierry Meyssan propone una lectura diferente de los hechos a través del caso de los kurdos.

Leer más

Los proyectos (diferentes) de creación de un Kurdistán

x Voltairenet

El actual proyecto de Kurdistán, con respaldo de Estados Unidos y Francia, no tiene nada que ver con el proyecto que esos mismos países reconocieron como legítimo en 1920, en la Conferencia de Sevres. ¡El proyecto actual ni siquiera se sitúa en los mismos territorios! Este seudo Kurdistán sólo es la zanahoria que los occidentales muestran a los kurdos de Siria para utilizarlos contra la República Árabe Siria. Su creación no resolvería el problema kurdo y provocaría un conflicto comparable al que ya dura desde hace más de 70 años entre Israel y los palestinos. Desentrañando la situación actual, Thierry Meyssan pasa revista a las posiciones contradictorias de las 9 principales potencias exteriores implicadas.

Leer más

La nueva doctrina estratégica turca

Contradiciendo la hipótesis que ve el intento de golpe de Estado militar en Turquía como una maniobra estadounidense contra el presidente Recep Tayyip Erdogan, Thierry Meyssan propone una visión mucho más amplia en la que se integran la anterior dimisión del primer ministro Ahmet Davutoglu y el restablecimiento de las relaciones comerciales de Turquía con Israel, Irán y Rusia. Y también anticipa lo que ha de ser la nueva estrategia de Ankara.

Leer más

Turquía. El golpe no falló, ha sido un éxito total

El rápido fracaso de la asonada militar en Turquía ha llevado a considerarla un golpe de estado fallido cuando ha ocurrido todo lo contrario. Transcurrido casi un mes desde la asonada, algo evidente puede concluirse. Contrariamente a lo que se ha creído, el golpe de estado no fracasó: ha sido un éxito absoluto y todos sus objetivos han ido siendo alcanzados a lo largo de estas semanas por el promotor del golpe, el presidente Recep Tayyip Erdogán, a quien sería preciso felicitarlo por su audaz y exitosa jugada. Para alguien modestamente enterado de la dinámica de un golpe de estado militar –de los de verdad-, sobre todo cuando el ejército golpista tiene una vasta experiencia –caso de Turquía-, nada encajaba en la asonada militar. De entrada, los golpistas no buscaron capturar al presidente, sino que éste voló, tranquilamente, del balneario donde estaba ¿descansando? hasta el aeropuerto de Estambul el cual, cosa curiosa, no había sido tomado por los golpistas. Éstos cañonearon el Parlamento, donde no había nadie, pero fueron incapaces de controlar la televisión estatal, a la que llegó –milagros de Alá- un mensaje por teléfono móvil de Erdogán, que fue retransmitido de inmediato (los militares se habían retirado). Un ejército que posee más de 3,700 tanques sacó unos cuantos a la calle que ‘la multitud’ dominó tan fácilmente que los soldados parecían instruidos no para luchar, sino para rendirse. Más que asonada, payasada.

Leer más

Turquía Preguntas, respuestas, especulaciones

El lince

El golpe de Turquía ha sido algo sorprendente. Como sabéis, sigo bastante de cerca todo lo relacionado con Turquía (y los kurdos) y hace una semana me llegó algo que no supe cómo interpretar: decía que había movimientos militares muy raros en el Bósforo que probablemente indicaban el inicio de un bloqueo militar. Dado que es el lugar habitual, y único, por el que transitan los barcos rusos hacia el Mediterráneo, supuse que se trataba de una nueva vuelta de tuerca turca contra Rusia por la cuestión de Siria, a pesar del aparente cambio geopolítico del gobierno turco no sólo normalizando las relaciones con Rusia sino realizando una muy tibia autocrítica -además de haberla hecho con la boca pequeña- por su comportaniento en Siria apoyando a los extremistamente moderados o moderadamanente extremistas. Pero eso no me cuadraba, así que lo dejé pasar.

Leer más

El suicidio europeo ante Turquía

Al firmar con Turquía un acuerdo –por lo pronto ilegal a la luz del derecho internacional– para frenar la oleada de migrantes, los dirigentes de la Unión Europea dan un nuevo paso en lo que podríamos llamar su pacto con el diablo. Gran parte de los 3 000 millones de euros asignados a Ankara irán a parar al financiamiento de los yihadistas y, por tanto, incrementarán la cantidad de migrantes que huyen de la guerra. Por cierto, al levantar, en los próximos meses, la exigencia de visas a los ciudadanos turcos, los europeos instituyen de hecho la libre circulación entre los campamentos de al-Qaeda y Bruselas. Al imponer a los pueblos de Irak y Siria la amenaza y la opresión de los yihadistas, a los que financian indirectamente, y al abandonar al pueblo turco entre las garras de la dictadura del presidente Erdogan, los europeos sientan las bases de un amplísimo enfrentamiento del que ellos mismo acabarán siendo víctimas. Leer más