“Cancelada” la Ciudad del Futuro en los Pedregales. La lucha continúa

x Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP)

Fue durante la primera quincena de enero de este año cuando el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, dio a conocer que sería cancelado el proyecto Ciudad del Futuro en la Planta de Asfalto. Él mismo dijo: “Lo lamento en este momento por los vecinos, pero bueno, la intención ahí ha quedado”, como si nosotros hubiéramos perdido, como si hubiéramos dejado pasar la “oportunidad de nuestras vidas”. 

En realidad, tuvieron que “cancelar” ese proyecto porque la inconformidad de los vecinos de las colonias crecía y comenzó a dar vida a diversos esfuerzos organizativos, ya no sólo por el proyecto de la Planta de Asfalto, sino también por la falta de agua, los altos costos del predial y de la energía eléctrica, entre otras cosas. Aunque no toda la gente sabía del proyecto era evidente que sentía la escasez de servicios y muchos se molestaban por ello, por lo que el gobierno ha tenido que “cancelar”, es decir, esperar más tiempo para llevar a cabo ese proyecto.

¿Por qué decimos que el gobierno sólo ha decidido “esperar” sin cancelar por completo? Bueno, porque la experiencia reciente de la lucha contra megaproyectos así nos lo indica. El más reciente caso es el de la carretera Toluca-Naucalpan, proyecto que afecta las tierras y el bosque de San Francisco Xochicuautla; en dicho caso, incluso existe un laudo judicial que llama a suspender la construcción de dicha obra, aun así, el Gobierno federal y el del estado de México han continuado con la demolición de los hogares de los opositores y la destrucción del bosque otomí, además de invadir policialmente la comunidad.

En el caso de la Ciudad de México (CDMX) y, de manera más específica, de los Pedregales, los capitales inmobiliarios y de la construcción serán pacientes para obtener su rebanada del pastel, no importa si tienen que esperar un poco más; pero hay otros que ya están “modernizando” las colonias, por ejemplo, los dos complejos habitacionales en construcción y una nueva e incompleta plaza comercial.

Dicha plaza, la Plaza Copilco, es propiedad de la empresa ZKC, una empresa que se describe a sí misma como un fondo de inversión inmobiliaria, dueña de 55 propiedades que suman más de 100 hectáreas (has.), casi todas ellas en la CDMX, y que, según dicen ellos mismos, su misión es generar para sus inversionistas “rendimientos estables, consistentes y superiores a otras inversiones en activos reales en México y trascender como la empresa favorita de nuestros clientes, colaboradores y socios comerciales”. Es decir, su objetivo es enriquecer, como siempre, a los ya de por sí muy ricos (los burgueses).

¿Quiénes son esos dichosos inversionistas, colaboradores y socios comerciales? Definitivamente, nosotros no. Pero, ¿quién va ir a comprar en esa plaza? Pues nosotros, los vecinos de los Pedregales de Coyoacán, principalmente. Es decir, se pretende que seamos los principales consumidores para que engordemos las billeteras de los inversionistas y para eso hasta nos han estudiado, tanto que dicen que el promedio de salarios al mes en la zona es de $25,390. Para los inversionistas todos los habitantes de Coyoacán somos lo que algunos denominan como “clase media”.

La plaza está construida en un terreno de 8,300 m2, más de 8 has., es un terreno gigantesco del pueblo de Los Reyes y es también un lugar donde se podría hacer un parque, un centro cultural o un deportivo de carácter público y popular, pero como eso no generaría ganancia para los inversionistas, las autoridades decidieron que era mejor autorizar la construcción de una plaza comercial, una imposición más.

Otro ejemplo es el de la construcción del proyecto Cantera de la empresa constructora Quiero Casa en el predio conocido como Aztecas 215, también del pueblo de Los Reyes, donde antes existía una escuela particular. Esta futura zona habitacional se encuentra a unas cinco cuadras de la Plaza Copilco y su objetivo es vender departamentos de 54.28 m² hasta 76.68 m², por la cantidad mínima de $1,616,711, dinero que muchos de nosotros, ni ahorrando durante años, podríamos pagar. La misma empresa está construyendo otro conjunto habitacional, de nombre Marsella, en la colonia El Caracol, también en los Pedregales, este otro proyecto es de lujo, el departamento más barato cuesta $2,012,592.

En números anteriores de FRAGUA, y hasta en el boletín La Pedrada, ya hemos hablado acerca del proceso de gentrificación, el cual, decíamos, consiste básicamente en expulsar a sus pobladores originales de los barrios y cambiarlos por gente que tenga dinero para pagar una “nueva” calidad de vida. Gentrificación, eso es lo que están queriendo hacer en los Pedregales. El proyecto Ciudad del Futuro podrá estar cancelado, pero no se detiene el despojo y la carestía.

Actualmente, durante la construcción de los cimientos del proyecto Cantera en el predio de Aztecas 215, al perforar la roca volcánica de los Pedregales se descubrió una corriente de agua que corre por debajo de la roca, lo que provoca que la construcción se inunde constantemente. La “solución” que encontró la constructora fue tirar esa agua al drenaje. Mientras a los vecinos les falta agua en sus casas y se les obliga al tandeo o la compra de pipas, la constructora tira miles de litros de agua al drenaje diariamente porque según ellos está contaminada, lo que no dicen es que ellos mismos la contaminaron en su afán de tapar el boquete al intentar rellenarlo con cemento y materiales diversos.

Bueno, usted se preguntará: “¿Por qué se hace tanta construcción?” Se construyen estos complejos habitacionales y comerciales para que la población se vaya acostumbrando a una mayor escasez de servicios y a un aumento en el precio de los impuestos. Mientras nosotros consumimos en las plazas comerciales, los dueños se hacen más y más ricos. No nos llegará agua a nuestras casas, pero tendremos torres de departamento bien chulos a la entrada de nuestros barrios y colonias, ésa es la forma como quieren que esto se vea, excluyéndonos y sumando sólo a los que puedan pagar.

No crea, lector de FRAGUA, que estas últimas palabras son para desanimarlo; al contrario, si no continuamos denunciando y organizándonos, este tipo de proyectos continuarán y los empresarios decidirán qué es lo “mejor” para nosotros sin que se nos escuche. Por eso lo invitamos a alzar la voz y a organizarnos como vecinos para detener estos ataques a la población. Este periódico que usted tiene en sus manos es un instrumento de denuncia y organización. Invitamos a todos los habitantes de los Pedregales y de la CDMX a mandar sus denuncias para que su voz sea escuchada aquí y en todos los lugares a los que nuestra publicación llega, porque esto no sólo está sucediendo aquí, sino en otras colonias y pueblos a lo largo y ancho del país.

 

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección CIUDAD del No. 18 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), en circulación desde el 23 de junio de 2016.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =