La falsa izquierda, la manipulación y el oportunismo: el CLEP, COAGI y el discurso de la victimización

x Bárbara Galma

Las apariencias siempre engañan y siempre confunden. Sin embargo, señalar las contradicciones y la esencia de las cosas implica reconocer el contexto en el que se enmarcan. Implica, además, pensar a fondo qué intereses se mueven, quiénes se mueven y por qué se mueven.

EL SNTE, quien pidió aplicar a rajatabla la reforma educativa y “ejercer todo el peso de la ley” en contra de los maestros de la CNTE de Oaxaca y Chiapas, es el sindicato que aglutina a la mayor parte de los trabajadores del IPN. En su transcurrir dentro del IPN han forjado una inmensa red de corrupción con el beneplácito de las autoridades ligadas, todas ellas, al PRI y al PRD. Desde el solapamiento de aviadores que están en nómina y jamás pisan el centro al que están adscritos, hasta la conformación de redes de prostitución de alumnas, pasando por la venta de calificaciones, cambios de turnos ilegales, venta de libros “hechos” por los profesores y vendidos en 400 pesos como condición para inscribirse a las materias; defensa del personal señalado como acosadores sexuales, y un largo etc, son algunas de las actividades de las que fluye dinero ilegal.

El CECyT 5 es popular por este tipo de prácticas. Por ello, desde que inició el movimiento del 2014 en el IPN, los alumnos organizados empezaron a señalar todo tipo de irregularidades que existían en dicho plantel. Entregaron listas de profesores que acosaban a las alumnas, profesores que no daban clases y que pedían a cambio de calificaciones, dinero, regalías o que les “presentaran” a ciertas alumnas. También señalaron al PAAE (Personal de Apoyo y Asistencia a la Educación) como el responsable de venta de calificaciones, cambios de turno, venta de dictámenes, etc. Denunciaron el porrismo solapado por profesores, por el PAAE y en contubernio con las autoridades que no sólo permitían, sino que alentaban y pedían la cuota correspondiente por el ejercicio de las actividades ilegales que se realizaban.

Con el movimiento de 2014 se removieron autoridades, pero los profesores y los PAAE permanecieron y siguieron con sus prácticas. Hasta la fecha se han cambiado a 4 gabinetes de gobierno y la problemática sigue sin resolverse. ¿Por qué?, ¿Son todas las autoridades ineficientes?, ¿o el problema será que persisten ciertos grupos que al ver en peligro su nido de corrupción saltan a defender la hez que han producido?

En este contexto hay que entender la sistemática labor del SNTE y del grupo COAGI (Colectivo de la Asamblea General Interna), comandado por los conocidos perredistas, oportunistas y socialdemócratas del CLEP, por encubrir a los grupos corruptos del CECyT 5, generando un clima de desestabilización en todo el plantel para impedir que la escuela expulse a la casta corrupta y empiece un verdadero proceso de democratización y transparencia.

A raíz de que una jefa de departamento del referido CECyT hiciera pública la queja de los estudiantes y de algunos profesores indignados por la corrupción en el plantel; aunado a la exigencia de una auditoria general por 5 años del centro educativo en contra de quienes resultasen culpables, el PAAE comenzó un “paro de brazos caídos”, obstaculizando las labores administrativas y culpando a las autoridades interinas de ineficiencia. El PAAE y los profesores del CECyT 5 forman parte, en su mayoría, de los sectores más reaccionarios y pusilánimes del SNTE. Son ellos los que se aliaron con COAGI para encubrir la red de corrupción que había sido descubierta. He aquí las verdaderas razones de un paro que jamás fue votado por la comunidad estudiantil, sino una decisión unilateral del grupo COAGI junto al sector corrupto del PAAE y de los profesores que generan ingresos por traficar calificaciones, becas, cambios de turno, venta ilegal de libros, viajes, drogas, etc.

Resulta incoherente que una organización de “izquierda” se alíe con los mismos que llaman a masacrar a los maestros disidentes de Oaxaca y de Chiapas. Sólo en la historia de los movimientos oportunistas de “izquierda”, como el CLEP, puede observarse la alianza de estos con la parte más putrefacta y reaccionaria de la derecha, todo para conservar su coto de poder a expensas de la sangre del movimiento social y desde una lógica de alianza sin principios.

A partir de la calumnia y la desinformación, estos grupos que navegan con la bandera del movimiento estudiantil y de izquierda hacen uso de un discurso manipulador en donde ocultan los verdaderos motivos de su accionar una vez que han sido señalados. Resulta curioso que entre sus líderes se encuentren personajes ligados a las mafias del PRD y a grupos porriles del mismo partido. Para ello, se valen de los métodos más rancios y pusilánimes, desde la mentira y la manipulación, hasta la amenaza, la represión selectiva y el chantaje. Sus métodos son la manipulación de la información y la constante victimización para que el movimiento social empatice con ellos y así poder legitimarse como organización sin declarar sus verdaderos intereses reaccionarios.

Habría que recordar que el CLEP es la organización que ha corporativizado el movimiento de estudiantes no aceptados a la educación superior en las escuelas del IPN, negociando con las autoridad lugares para el ingreso de aspirantes a cambio de cuotas dinerarias -altísimas- a los padres de familia y la obligación de ir, cual acarreados, a sus eventos políticos para “crecer” como organización y para poder negociar puestos académicos, administrativos y políticos dentro del IPN.

El CECyT 5 es nuevamente el caballito de batalla desde donde el CLEP quiere manipular al movimiento social y hacer creer que, desde el discurso de la victimización, puede articular a ciertos sectores del movimiento social para usarlos inconcientemente a su favor. La presunta “represión” del día sábado 1 de Octubre fue planeada y articulada por ellos mismos, pues con ayuda de gente de otras escuelas y externos al IPN, bajo el influjo de drogas y armados, montaron una confrontación con personas que se encontraban afuera del CECyT, para después culpar a la autoridad. Métodos ruines y manipuladores que tienen la finalidad de victimizarse para generar empatía y, con ello, llevar a cabo un proceso de desestabilización del IPN en contra del Congreso Nacional Politécnico emanado democráticamente del movimiento de 2014. Pues, en última instancia, los únicos que no ven con buenos ojos la democratización del IPN son las mafias priístas y perredistas que se han adueñado de la misma y que ahora se alían. ¿Qué pasaría si un proyecto de transparencia, democratización real, de purga de la corrupción reinante y de construcción de pensamiento crítico se empezara a gestar en todo el IPN?

Es extremadamente delicado que en el movimiento social haya organizaciones que se disfrazan de “izquierda”, pero que son, en última instancia, agentes y operadores del PRI gobierno. En los tiempos que corren y frente a las coyunturas que se avecinan es necesario desenmascarar a este tipo de organizaciones y no caer en la serie de engaños, mentiras y difamaciones que sólo benefician a la mafia que se ha visto amenazada. La maquinaria estatal ha afilado y desarrollado métodos sofisticados de manipulación, ha financiado y armado a grupos de pseudoizquierda para realizar el trabajo sucio.

¡Comparte!

3 comentarios

  • Asi es, el grupo de trabajo nuevo del Cecyt 5 durigido por el director interino, quiere que la mafia es esa escuela desaparezca para el bien de los alumnos, profesores que si tienen puesta la camiseta y sobre todo por el bien de México. Es dificil tratar de limpiar una escuela manchada por muchos años, pero no es imposible, lo importante es que se dé y no esperar mas tiempo, si se logra derribar la muralla de corrupción en esta escuela, la demás van a caer solitas, y se podrá ver con claridad el futuro de nuestro IPN, solo basta levantar la voz con fuerza y tener la convicción de que lo lograremos.

    • Resulta que hoy volvieron a clases después de 4 semanas y los profesores (algunos) no dieron clases. Esos no son la clase de profesores que necesita el IPN. Creo que sin la fachada de coagi se han quedado al descubierto y con el PAVOR de que la Auditoría los deje muy mal paraddos.

  • Berenice Alonso Navarro

    Si las autoridades de ese plantel tienen la información y las pruebas, porqué no actuan mediante destituciones o fincando responsabilidades o actas administrativas? Si se sabe de la red de corrupción, deben presentar las pruebas y actuar. Con todo esto, los alumnos, la reputación del personal que no participa en esos actos y la reputación del propio IPN, son los más afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − quince =