¿La UACh necesita de la permanencia de Barrales como rector?

x Luis Ortiz Valdés

¿Cómo entender el plebiscito al rector de la UACh1, José Sergio Barrales Domínguez? ¿Cuál es la motivación real y cuáles las circunstancias que permiten que ocurra? ¿Existe alguna relación entre el plebiscito que ya ha sido definido y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)? ¿Existe alguna relación entre el plebiscito señalado y la largamente narrada transición ENA2-UACh? Pero lo más interesante es: ¿qué debe ocurrir si el plebiscito decide que se quede Barrales? ¿qué va a ocurrir si ese mismo plebiscito decide que Barrales debe retirarse del cargo de rector?

Vayamos por partes para entendernos.

1.- El plebiscito va, es un hecho

En cuanto a la motivación, existe una “extraña” coincidencia entre el plebiscito preparado en contra de Barrales con el que se le preparó en 1989 contra Carlos Manuel Castaños, en ese entonces rector de la UACh. Decimos “extraña” con un dejo de sarcasmo porque fue evidente la intervención de cierta “mano invisible”. A Carlos Castaños lo plebiscitaron por decisión del Estado. Castaños recién había encabezado una marcha al Distrito Federal para conseguir presupuesto y se consiguió. Poco tiempo después, producto de un montaje, se supo de la existencia de un boleto de avión a favor de un hijo suyo, lo cual fue sólo el vehículo y el pretexto para desatar a la jauría que finalmente lo cazó. Esa maniobra la ganó el gobierno y la perdió la UACh y el campo mexicano.

2.- Las consecuencias de un plebiscito al vapor y por una morralla

Detrás de esa maniobra se vino el descrédito de la UACh ante todas las instituciones; hasta la Asociación Nacional de Universidadades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) se animó a ofenderla diciendo que la UACh era populista, anarquista, irresponsable y de institucionalidad poco creíble. Dos años después de eso se desató el ataque frontal a la propiedad ejidal y comunal de la tierra, se dio por finalizado el reparto agrario y comenzó la privatización del ejido, con la brillante colaboración de algunos tolerados académicos de Chapingo, que hasta libros escribieron, mientras Carlos Salinas de Gortari se deleitaba. La UACh entró en recesión y ahí si vino el atraso por más de una década. Una década perdida y otra década paliques y cabeceos. Fue hasta 2009, producto del trabajo desarrollado durante el primer periodo de Barrales al frente de la Rectoría, que se consiguió concretar un Plan de Desarrollo Institucional (PDI).

3.- El actual plebiscito, 2017, va por lo mismo, pero incrementado

A todo mundo sorprendió que el día 21 de enero de 2017, un día después de que Donald Trump toma la estafeta de la oficina oval (la White House), nuestro rector, Sergio Barrales, se aventara la “trumpada” de afirmar que si se renegociara el TLCAN “yo cacho el sector agropecuario del TLCAN aquí y ahora” y, además, que “la UACh está lista para participar en la renegociación del TLCAN, en la elaboración de políticas públicas a favor del campo…”, para rematar con que hay que “prescindir de la economía norteamericana” y dejar de lado “las presiones extranjeras”. Y aunque a muchos las formas no les gusten, justo este es el punto donde Carlos Castaños y Sergio Barrales hacen eclipse con los gobiernos en turno.

¿Usted cree que al gobierno le gustó ese mensaje? Claro que no, por varias razones: i) fue muy atrevido, como gancho al hígado; ii) fue muy oportuno, reflejó estado de máxima alerta; iii) fue un golpe directo y seco al neoliberalismo; iv) de alto impacto en las finanzas públicas presentes, pero sobre todo a las futuras; v) fue como meter reversa yendo en quinta velocidad; vi) tiene implicaciones geopolíticas de largo alcance nacional y a nivel latinoamericano3.

Bueno, pues el gobierno no se iba a quedar tranquilo, tenía que reaccionar pidiendo la cabeza del rector de la UACh. El cálculo es el siguiente: lo dicho por Barrales impacta en algo más que el 10% del Producto Interno Bruto (PIB); implica reactivar el Sistema Alimentario Mexicano (SAM), cuya operación desprende al menos 11 políticas públicas. Estas políticas públicas se pueden visualizar en lo siguiente: i) política de precios de garantía; ii) política de riego y cosecha de agua; iii) política de crédito agropecuario; iv) política de semillas autóctonos de alto rendimiento; v) políticas de fertilización y conservación del suelo; vi) política de sanidad e inocuidad alimentaria; vii) política de extensión y asesoría agraria; viii) política de comercialización y mercados regionales; ix) política de cosecha e industrialización agropecuaria; x) política de aseguramiento agrícola; y xi) política de mecanización rural. Todo esto pasa por la mente de los hacedores y operadores de política pública.

4.- ¿El gobierno, con esto, se atreve a pedir la cabeza de Barrales?

Eso y más. Sólo recordemos que un funcionario de menor rango (tercero del tercero del Oficial Mayor, casi el encargado de oficialía de partes de SAGARPA4) se atrevió a solicitar la cabeza de la Dra María Antonieta Goytia, en ese momento Directora General de Administración, por su forma franca de decir lo que piensa. ¿Y qué cree usted? Lo consiguió, gracias a que sus palafreneros en el Consejo Universitario (HCU5) le hacen el trabajo sucio al gobierno, siempre se lo han hecho, porque son parte del mismo. Por ello las consignas “Barrales se va” y “Fuera Barrales” tienen sello del Gobierno federal. Los discursos domésticos que se venden al por mayor para destituir a un funcionario de la UACh son cosas tradicionales del: “¡bara, bara, bara…!” “llévele, llévele, cargos públicos y universidades públicas…!”

5.- El charro Jorge Ocampo Ledesma y la tesis de la “universidad estancada”

El argumento más llamativo con que se quiere ejecutar, que no es procesar, a Barrales es la tesis según la cual la universidad está estancada. Está idea, falsa desde su origen, es insostenible ante cualquier foro. Con revisar dos variables se cae cualquier argumento que se pretenda esgrimir: la UACh incrementó en 8% su presupuesto 2017 con relación al año anterior; ya soportó el famoso presupuesto base cero, porque tiene solidez; aguantó bien la política de recorte presupuestal, por la misma razón de solidez, no sólo no le recortaron presupuesto, fue la universidad que mayor presupuesto recibió en términos proporcionales. Entonces, ¿cuál es el “estancamiento” del que habla el señor charro Ocampo y acompañantes de la Familia sindical?

En el ranking de las universidades, la UACh avanzó del nada despreciable nivel 12 al 10, que no es nada sencillo en ascendencia. Lo que es fácil es retroceder, lo que es muy difícil es avanzar. ¿Cuál “estancamiento” señor charro Ocampo? Por cierto, las dos variables aquí mencionadas son trabajo y esfuerzo colectivo.

6.- El largo proceso de transición ENA-UACh, como tesis viable

Como la tesis del charro Ocampo fue inviable aquí se convierte en la antítesis. Luego, entonces, ¿cuál es la tesis? Es cierto que la universidad avanza, pero también es cierto que puede avanzar a paso más acelerado y con mayor eficacia. A este fenómeno se le llamó: transición ENA-UACh. Luego, entonces, la tesis correcta es finiquitar el largo proceso de transición ENA-UACh para poder tener un desarrollo más acelerado y más congruente con la realidad actual y por venir.

Afortunadamente, se dejó marcado este proceso de transición en los artículos 26° del Estatuto Universitario, y en sus 3°, 6°, 8° y 9° transitorios de ese mismo estatuto. Esta transición ENA-UACh tiene su doble vertiente, por una parte, está la administrativa, y por otra parte, está la académica, que se estableció en la fracción VII del artículo 3° de la Ley que Crea la UACh, es decir, sector I primario; sector II transformación industrial; y, sector III servicios profesionales.

Urge finiquitar esa transición ENA-UACh, ya que en el año 2019 van a coincidir las dos vertientes: la estructura administrativa completa (interna), y la organización académica integral para una mejor respuesta (externa) con o sin TLCAN. Sergio Barrales está llamado a realizar este finiquito, por ello y para ello lo eligieron, gústele o ni le guste.

7.- ¿Por qué la comunidad eligió a José Sergio Barrales Domínguez para rector?

La comunidad de la UACh eligió a Barrales como su rector porque este tiene la misión (aunque es muy posible que él mismo no la sepa) de terminar con la larga transición ENA-UACh, que el día 12 de mayo de 2017 estará cumpliendo 39 años. Ya se dijo que esto existe en la ley, en el estatuto de la UACh, pero también se señala en el PDI 2009-2025, que está debidamente aprobado por el HCU.

Para esta tarea el propio Barrales anunció, como candidato, la realización de la Asamblea General Universitaria (AGU) y también comprometió la celebración del Congreso Universitario, como expresión temporal de la AGU. Ambas estructuras le permiten alcanzar el objetivo de convertir finalmente a la Escuela Nacional de Agricultura en Universidad Autónoma Chapingo y con ello potenciar la pertinencia y el desarrollo de la UACh al servicio de la sociedad rural. La síntesis, pues, es la trasmutación de la ENA a la UACh, en lo académico y en lo administrativo. Así lo debe entender quién está obligado a entenderlo. El plebiscito anunciado para el 9 de mayo de 2017 sirve para redirigir el trabajo del rector.

8.- El posible delito de “terrorismo” en el comedor central

Se alcanza a leer en el artículo 139 del Código Penal Federal que se impondrá una pena de 15 a 40 años de prisión: “Al que: utilice sustancias toxicas… intencionalmente realice actos contra… integridad física, emocional… que produzca alarma, temor… en grupos o sectores de la población… para presionar a la autoridad a tomar una determinación…” La comunidad universitaria, según el estatuto es una autoridad. El tipo penal existe; la tipicidad de la conducta es acreditable, y el o los sujetos activos también es factible su imputabilidad. Envenenar con laxante la comida de los universitarios no es un asunto menor. El que lo hizo, con la intención de seguir perjudicando a Barrales, cometió un delito, un delito grave. Los comedores de la UACh deben prevalecer en el futuro, por ello deben sancionarse las conductas antijurídicas y anti universitarias.

9.- De cómo sí tomar una decisión sensata en el plebiscito a Barrales

Todos los plebiscitos a los rectores han sido aberrantes: el de las cortinas de la Casa de Rectoría, el del tocadiscos, el del boleto de avión y, ahora, el de la “universidad estancada” no es diferente. Todos rayan en la estupidez porque atacan y atrasan a la universidad. La UACh realmente progresó cuando dejó de plebiscitar a los rectores, pese al torpe y pobre desempeño de algunos que nunca fueron plebiscitados. Barrales existe como rector, porque está llamado a finiquitar la transición ENA-UACh, para ello necesita a la AGU. Sólo así tiene sentido su permanencia, en estos momentos ya no vale y ya no cuenta solamente predicar honradez, eficacia, diligencia, tolerancia, no es suficiente: la UACh lo requiere para algo más que eso.

NOTAS

1 Universidad Autónoma Chapingo

2 Escuela Nacional de Agricultura

3 Salvo algunos países del Caribe, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Cuba, la mayoría de los países latinoamericanos tienen Tratados o Acuerdos de Libre Comercio firmados con Estados Unidos en los que, para no variar, el sector agropecuario y la soberanía nacional de cada uno de esos países han sido golpeados duramente.

4 Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Secretaría de Estado a la cual está adscrita la UACh.

5 Honorable” Consejo Universitario

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =