El desastre natural llamado desigualdad

x OLEP/Fragua

No a todos nos afecta igual

No cabe duda que los hechos recientes son lamentables. El sismo de 8.2 que sacudió nuestro país no deja de cobrar factura en los estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco; en ciudades como Ixtepec y Tuxtla Gutierrez; en municipios como Juchitán y Matías Romero, así como en las localidades istmeñas. En la CDMX también se sintió fuerte la sacudida, a pesar de que no hubo daños tan graves como en los estados del sur (donde a la fecha van 65 personas que ha perdido la vida), sí existieron pérdidas materiales, construcciones de los barrios y colonias populares como la Morelos, Tepito, Doctores, viviendas que cedieron ante el temblor. Claro, no se ha dicho nada en medios oficiales, pues en muchas de estas colonias ni siquiera sonó la alerta sísmica, la gente salió hasta que sintieron el fuerte evento.

Leer más

El sismo, la militarización de la ciudad y la politización de la espontaneidad

x Andreas Arroyo

Entre el polvo asfixiante del escombro y la pestilencia de la clase política mexicana y sus cuerpos de “seguridad”, queremos preguntar:

¿Qué deja al descubierto el sismo de 7.1 grados que azotó la Ciudad de México el martes 19 de Septiembre de 2017?

Se hace evidente, ante todo, la militarización a la que fue sometida la población en las zonas en donde ocurrieron los colapsos y derrumbes de los edificios. Pocas horas después del sismo, y ante la organización espontánea de los habitantes para emprender las primeras tareas de rescate en los lugares siniestrados, la SEDENA, SEMAR y PF, así como la policía de la CDMX, implementaron el “Plan MX”, cuyo aparente objetivo es, según Presidencia, “proteger la vida y el patrimonio de los mexicanos de todas las regiones de nuestro territorio, antes, durante y después de una contingencia.”[1]

Leer más