Leyes para la dictadura, dictadura en beneficio del Capital

x OLEP/Fragua

Este año estará marcado por la nueva elección presidencial en nuestro país. Una vez más el pueblo mirará y escuchará hasta el hartazgo discurso tras discurso y promesa tras promesa en la radio, la televisión y hasta el cine “para variar”.

Sin embargo, esta elección tiene cosas nuevas no vistas en nuestro país desde hace muchos años: nos referimos a la aprobación y expedición de la Ley de Seguridad Interior (LSI). A finales del 2017 el poder legislativo con el PRI y el PAN a la cabeza y el representante del poder ejecutivo aprobaron y expidieron una ley para garantizar el fraude electoral.

Leer más

De buenos deseos, coyunturas y realidades: México 2018, elecciones y fragmentaciones (parte I)

x Ricardo Armando Flores y Viridiana Alarcón

 Las coyunturas electorales despiertan fantasías y desempolvan proyectos añejos. Aunque, quizás, y con mayor exactitud, también nos permiten tomar el pulso de la conciencia política de una sociedad. En todas partes en donde impera la “democracia”, las coyunturas electorales revelan el conflicto entre los diversos proyectos políticos que disputan los espacios estatales para su realización.

En México, patio trasero y fosa común del capital trasnacional (legal e ilegal), las coyunturas electorales destapan y crean viejas disputas, nuevas alianzas, sorpresas surreales y, además, ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas. Basta con hacer un recuento de las últimas tres elecciones en México para percatarse cómo la izquierda, tanto institucional como aquella “revolucionaria”, se define a partir de dichas coyunturas. No hay grupo, colectivo, “partido”, liga, organización o grupo armado que defina sus estrategias, a corto o mediano plazo, sin considerar que aproximadamente 83 millones de mexicanos están llamados a votar cada seis años en las elecciones presidenciales.

Pero ¿qué se juega en las elecciones en general? Frente a esta pregunta se definen los horizontes en los que se mueven las izquierdas en México. Veamos.

Leer más

19S: desastre social

x OLEP/Fragua

El pasado 19 de septiembre la tierra sacudió sus entrañas. Son miles de personas damnificadas y cientos de muertos. Personas que perdieron sus casas o trabajos, niños que quedaron sin escuela, familias que acabaron separadas para siempre. No se puede desde luego culpar a nadie por el temblor, vivimos en una zona sísmica y deberíamos estar preparados siempre para el siguiente desastre. Sin embargo, es responsabilidad del Estado mexicano estar listo para el siguiente desastre así como el que la población tenga una mínima preparación para afrontar estos eventos; es su responsabilidad que los equipos de rescate (no los de seguridad pública) estén listos y preparados ante cualquier eventualidad y que las nuevas construcciones se hagan de acuerdo con las normas adecuadas al tipo de suelo en el que vivimos así como también erogar los recursos necesarios para las labores de atención a los damnificados y de reconstrucción de las zonas afectadas.

Leer más

Contra el aumento en los impuestos

x OLEP/FRAGUA

Punto cuatro de nuestro Programa Mínimo de Lucha

Una delas principales funciones del Estado debería ser, a través de los impuestos, construir la infraestructura necesaria para la población, garantizar el acceso a la salud, educación, vivienda digna y espacios de recreación de toda la población. Sin embargo, durante años el Estado, en vez de utilizar ese dinero en gastos públicos, ha preferido aportarle más a los bolsillos de los gobernantes, gastándose millonadas únicamente en sus salarios, sus lujosas mansiones, sus vacaciones de ensueño y sus pensiones.

De esta manera, mientras los funcionarios se dan vidas de lujo, el pueblo trabajador cada día tiene que chingarle más para pagar más impuestos, sin las esperanzas de que todos esos pagos, regresen a él en forma de mejores condiciones de vida.

Leer más

Pronunciamiento de la Comunidad de Preparatoria Agrícola

A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

AL H. CONSEJO UNIVERSITARIO DE LA UACh

En la reunión informativa celebrada en el Auditorio Álvaro Carrillo el día 4 de mayo de 2017 la comunidad de Preparatoria Agrícola allí reunida acordó:

  1. DESAPROBAR LA ACTITUD de los profesores promotores del plebiscito pertenecientes al Departamento de Preparatoria Agrícola (Jorge Ocampo y Luis Llanos), quienes mostraron una actitud impropia frente al sentir de la comunidad preparatoriana, retirándose sin argumentación alguna a pesar de las reiteradas solicitudes de miembros de la comunidad para que permanecieran en la reunión.
  2. MANIFESTAR que la información del texto que encabeza las firmas solicitando plebiscitar al actual rector, Dr. José Sergio Barrales Domínguez, fue tendenciosa y manipuladora, ya que varios estudiantes manifestaron no conocer a ciencia cierta el significado real del cuestionamiento y de lo que implica un plebiscito a un rector.
  3. RESPETAR la fecha del 9 de mayo de 2017 para la realización del plebiscito acordada por el H. Consejo Universitario y NO APROBAR el cambio de fecha propuesto por la CIAPSA-A para el día 24 de mayo de 2017.
  4. CONVOCAR al resto de la comunidad universitaria a manifestarse a través de firmas para solicitar al H. Consejo Universitario respetar la fecha acordada para la realización del plebiscito y, en caso de no implementarlo el día 9 de mayo de 2017, CANCELAR DEFINITIVAMENTE dicho proceso.

¡Defendamos la universidad!

¡No al uso faccioso de la información!

¡Nunca más una comunidad universitaria rehén del Consejo Universitario!

Atentamente

Enseñar la explotación de la tierra, no la del hombre”

Comunidad de Preparatoria Agrícola reunida el 4 de mayo de 2017

en el Auditorio Álvaro Carrillo

Responsables de la publicación:

Comisión redactora de los acuerdos que fue nombrada en dicha reunión

¿La UACh necesita de la permanencia de Barrales como rector?

x Luis Ortiz Valdés

¿Cómo entender el plebiscito al rector de la UACh1, José Sergio Barrales Domínguez? ¿Cuál es la motivación real y cuáles las circunstancias que permiten que ocurra? ¿Existe alguna relación entre el plebiscito que ya ha sido definido y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)? ¿Existe alguna relación entre el plebiscito señalado y la largamente narrada transición ENA2-UACh? Pero lo más interesante es: ¿qué debe ocurrir si el plebiscito decide que se quede Barrales? ¿qué va a ocurrir si ese mismo plebiscito decide que Barrales debe retirarse del cargo de rector?

Leer más

El plebiscito está confirmado. Este plebiscito es de principios contra dinero

 

x José Sergio Barrales Domínguez

(Rector de la Universidad Autónoma Chapingo)

Debido a que el Consejo Universitario, en su sesión del lunes 27 de marzo del año 2017, definió la realización del plebiscito al Rector por 18 votos a favor y 17 en contra, y planteó la prohibición del uso de la plataforma oficial para que yo informara sobre todo lo que suceda en torno a dicho proceso democrático, tengo que utilizar esta vía de comunicación para dirigirme a la comunidad universitaria. Planteamientos de este tipo fueron hechos por el estudiante José H. Quintero Beltrán (consejero titular por el departamento de Preparatoria Agrícola) y, lo increíble, fueron apoyados por varios consejeros universitarios. También él es el autor de un acuerdo en el que se establece que cualquier acuerdo con los sindicatos que “lesione el patrimonio universitario” sólo debe ser autorizado por el Consejo Universitario, medida con la que está garantizado un conflicto frontal contra los sindicatos, lo que crea condiciones para que haya huelgas e inestabilidad al interior de la institución.

Leer más

Geopolítica: energía, agua y territorio

Mientras la cúpula política de México en el poder desde 1982 todo lo articula en términos del mercado y procede bajo el ajuste estructural del FMI-Banco Mundial-BID a la privatización/extranjerización del sector energético (petróleo, gas, electricidad), en Estados Unidos la historia es diferente. Como informa Nafeez Ahmed (ICH 8/8/15) el Pentágono (DoD) se prepara a favor del uno por ciento, para un siglo de emergencias climáticas y guerras por el petróleo, en tanto en México la lumpenburgesía realiza un harakiri energético rechazado por más de 70 por ciento de la población para acceder a la “lista dorada Forbes” de los milmillonarios.

Dos documentos del Ejército plantean estos asuntos partiendo de hechos: una prevista desestabilización mundial por el calentamiento global antropogénico y por el desabasto alimentario y de recursos naturales estratégicos no-renovables y renovables (petróleo, gas, minerales, agua, territorios), parte de la dinámica en curso.

Esos textos muestran de manera fehaciente lo que revela la historia de Estados Unidos en México y el mundo: que su clase gobernante, como la del Imperio Británico, adora al libremercado y la librecompetencia, como narrativa pública, pero al menor obstáculo para acceder al botín anhelado, recurre al ejercicio de los instrumentos estatales, en especial los militares. Para el alemán Otto von Bismarck, el librecomercio es la doctrina favorita de la potencia dominante, temerosa de que otros sigan su ejemplo. Lázaro Cárdenas estaba empapado de esas argucias, no así sus sucesores neoliberales, históricamente desmemoriados y rapaces, por decirlo con generosidad. En el prefacio del informe del Ejército al Departamento de Defensa “Energy Security & Sustainability (ES2) Strategy (Seguridad Energética y (ES2) Estrategia Sustentable), de fácil acceso en Internet (www.army.mil/e2/c/downloads/394128.pdf) el subsecretario Brad Carson y el sub-jefe del staff Daniel Allyn califican la nueva estrategia de la seguridad energética como un punto de quiebre. Ello porque incluye el papel central de la energía, el agua y los recursos territoriales, como fundamento para realizar misiones específicas que, además, demandan una amplia colaboración de las comunidades avecindadas a las cerca de entre 800 y mil bases que Estados Unidos ha desplegado en el orbe. El nuevo diseño siempre opera en función de los intereses del big oil por su compromiso explícito de preservar los intereses y negocios del capitalismo de Estados Unidos y de sus socios como objetivo central. Así se consigna en el texto. Es una estrategia de La Guerra Global de Clase, como bien la retrata Jeff Faux (UACM, 2008), en que, dice el Pentágono, se enfrentará a aumentos poblacionales concentrados en grandes urbes de Estados Unidos y del mundo, repletos de jóvenes adultos desempleados y eso sí, su estrategia es para dar energía y recursos a la permanencia de su economía que observa enorme consumo per cápita de recursos naturales. En esta tesitura Estados Unidos se inclina a desacctivar estados nacionales con jurisdicción sobre los recursos territoriales. Prefiere estados fallidos con regiones de sacrificioque ya se presentan como regiones de desarrollo.

Esta visión militarizada se corresponde con la creciente financiarización y militarización de la la economía y la política de Estados Unidos en un contexto de colapso climático, que el aparato político de esa potencia no puede enfrentar por la hipertrofiada influencia del big oil. Este es un giro novedoso que se agrega al deterioro del liderato moral e intelectual que le abate desde la irrupción de la crisis de acumulación detectada a mediados de la década de 1960 y de los desastres humanitarios de Vietnam a Irak, Afganistán, Libia, Siria, etcétera.

Si bien el foco de atención del Pentágono es mundial, la base de operación es el Estados Unidos continental con Canadá y México en una América del Nortecomo parte del TLCAN y del perímetro de seguridad del homeland a cargo del Comando Norte, acompañado del Department of Homeland Security, instaurados ambos al calor de los ataques del 11/S. Para el resto de las Américas está el Comando Sur existiendo comandos y operaciones en Asia Sudoriental y el Pacífico, Europa, África del Norte, Oriente Medio, Asia del Sur, África subsahariana y Océano Índico, ex Unión Soviética, Estados Unidos y territorios.

Los documentos del Ejército plantean como grandes fuerzas de mutabilidad a la rápida promoción de tecnologías, las modificaciones en los centros de actividad económica internacional y el calentamiento climático, esto último priorizado junto a otros problemas, como los disturbios socio-políticos y militares. Para el Ejército de Estados Unidos la resiliencia es asunto de clase: es “la capacidad de anticipar, prepararse, aguantar y adaptarse a disturbios causados por fuerzas naturales o humanas y recuperarse rápido de ellos. Esta es la base de un supuesto incuestionable: que el capitalismo global dominado por Estados Unidos debe ser protegido.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/09/29/opinion/022a1eco

Blog del autor: jsaxef.blogspot.com

1 2 3