Terminemos con el neoliberalismo

x OLEP/Fragua

En algo coincidimos con Andrés Manuel López Obrador (AMLO): este sexenio debe ser el fin del neoliberalismo (como lo afirmó el 23 de agosto de este año), ya que es una política económica que sólo beneficia a la oligarquía financiera y a la burguesía trasnacional, mientras millones de mexicanos sufren bajos salarios, desempleo, sobrexplotación, despojo, destrucción de la naturaleza, represión, detención-desaparición, ejecución, robo, trata de personas y un sinnúmero de males más.

Desde nuestro punto de vista el neoliberalismo debe terminarse por la vía de los hechos: no bastan las declaraciones, es necesario atacar el mal de raíz y arrancarlo para que nunca más se ensañe con los hijos del pueblo. Y esa raíz se llama capitalismo: un sistema económico y social que se fundamenta en la propiedad privada de los grandes medios de producción, y en la de la riqueza que genera el pueblo trabajador en la producción.

Leer más

Desde la Cuarta transformación anunciada por López Obrador, no hay cambios para Chiapas

x Xicoténcatl

Para Chiapas más de lo mismo, impulso decidido y acelerado del turismo que impactará en la economía y generará una enorme derrama económica. El tren concebido como transporte al servicio de los pueblos y de las necesidades de la gente para facilitar la movilidad cotidiana es el medio de transporte ideal, pero se enfrenta a los intereses de la industria automotriz y el meganegocio de las autopistas y sus casetas de cobro. El proyecto estrella para el sureste de un tren turístico, el tren maya transpeninsular le llaman, que cubre un circuito de 830 kms. de largo alrededor de la península de Yucatán y conectando Palenque, al norte de Chiapas, con Cancún, está concebido desde los laboratorios empresariales neoliberales que han diseñado las mismas políticas en beneficio de las élites capitalistas que han prosperado en México durante setenta años a la sombra del poder priista. El encargado del citado proyecto es Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), fue director de turismo en Tabasco durante el gobierno priistas de Leandro Rovirosa (1977-1982), destacado inversor en el negocio de la hostelería, construyó el hotel Quinta Real, en Villahermosa, Tabasco y la “Torre empresarial”, edificio de oficinas de 89 metros de altura. Su arquitectura de estilo posmoderno, destaca por su altura y ancho, que lo hace ver como una “pared gigantesca”. Jiménez Pons compartió en una reunión con empresarios, que sólo una empresa internacional con visión de largo plazo, podrá soportar el grueso de esa obra y les aseguró que habría muchas oportunidades de inversión.
Leer más

Claves históricas para entender el triunfo de López Obrador en México

x Camila Matrero

La victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México con el 53% de los votos frena, o al menos pone en entredicho, la restauración conservadora en la región. Desde los tiempos de la hegemonía indiscutible del Partido Revolucionario Institucional (PRI), un presidente no superaba los 50 puntos.

López Obrador en el tablero político mexicano

AMLO supo conjugar en estas elecciones la esperanza de transformación, en una apelación al futuro, pero sustentada en el pasado mítico de la primera revolución social exitosa del continente y el cardenismo de los años treinta, el movimiento nacional popular que terminó de concretar las promesas revolucionarias al extender la reforma agraria, nacionalizar el petróleo y establecer un programa de educación socialista en la república.

La apelación a Lázaro Cárdenas como fuente de inspiración no es azarosa. En un país que hace décadas perdió la soberanía alimentaria y actualmente depende de la importación de maíz estadounidense, base de la alimentación de su población, AMLO recupera al hombre que más tierras repartió entre campesinos en la historia del país, para hablarle a ese Sur que quedó rezagado a partir del Tratado de Libre Comercio del Atlántico Norte (NAFTA-TLCAN).

Leer más

Gana López Obrador en México, ¿hay esperanza?

x Marcelo Colussi

En México, por un amplio margen, acaba de ganar las elecciones el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA- Andrés Manuel López Obrador. El campo popular en su sentido más amplio y la izquierda -mexicana y mundial- lo festejan.

Incluso hubo quien dijo que esto muestra que de ningún modo está terminado el ciclo de los gobiernos progresistas en Latinoamérica, tal como los resultados electorales de varios países lo pudieran hacer pensar, con el retorno de propuestas abiertamente neoliberales y la caída/salida de administraciones de centro-izquierda (Argentina, Brasil, Ecuador, Paraguay).

Por supuesto que es para saludar la llegada de aire fresco a la casa presidencial. De hecho, México es un referente en Latinoamérica, y su peso político influye considerablemente en el sub-continente. Más allá de todo lo que pueda decirse de la propuesta de López Obrador, está claro que no es el neoliberalismo descarado, una visión ultra-derechosa de las cosas, un proyecto antipopular. Saludémoslo entonces.

Leer más

Cinco meses de tensión y especulación sobre la viabilidad del programa de AMLO

x Gerardo Villagrán del Corral

Millones de mexicanos, ávidos de un radical cambio de rumbo eligieron a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como su presidente, con el 53% de los votos que significan mayoría en ambas cámaras del Congreso, cinco de nueve gubernaturas en liza, incluyendo la capital y el estratégico Veracruz, así como de congresos estatales e importantes alcaldías. Pero, ¿podrá AMLO realizar la revolución pacífica que anunció?

Pero hasta el primero de diciembre próximo, cuando asumirá el gobierno, el poder seguirá estando en manos de la clase capitalista ­trasnacional. En este lapso, el bloque de poder, incluidos sus medios hegemónicos (Televisa y Tv Azteca, de Azcárraga y Salinas Pliego, ambos megamillonarios de la lista Forbes), y sus operadores en las estructuras gubernamentales (el Congreso, el aparato judicial, etcétera), escalarán la insurgencia plutocrática buscando ampliar sus privilegios y garantizar sus intereses de clase, y para seguir potenciando la correlación de fuerzas en su favor, señala Carlos Fazio.

Leer más

Perdió el PRI, ahora acabemos con el neoliberalismo

x Agustín Ávila Romero

Se tiene que celebrar que frente a una campaña sucia y despiadada de la derecha vs AMLO, el pueblo mexicano salió masivamente a votar y expresar su hartazgo contra la corrupción, la violencia, la inseguridad, el desempleo, la ausencia de seguridad social y la esperanza de un grito de dignidad frente a Donald Trump y sus tratos con los emigrantes nacionales.

En los millones de votos a favor del cambio existe una aspiración legítima de terminar con la oscuridad neoliberal que ha trasladado las ganancias por la explotación de bienes naturales y apropiación del presupuesto gubernamental a un grupo reducido de capitalistas que son además grandes beneficiarios del presupuesto gubernamental. En una unión clara del poder político y económico como se ha señalado.

MORENA y sus aliados han obtenido además la mayoría en el congreso lo que podría facilitar enormemente la reversión de aquellas reformas que han lesionado el bienestar de las familias mexicanas.

A un gobierno que le preocupe realmente la alta vulnerabilidad social de millones de mexicanos debe en un primer momento retirar al ejército de las calles y derogar la ley de seguridad interior. En segundo lugar echar para atrás la reforma energética y minera que entrego estos recursos estratégicos a manos extranjeras –no basta con revisar contratos- el petróleo, los minerales y el agua deben ser de los mexicanos y no de los corporativos saqueadores del pueblo.

No basta con revisar la reforma educativa, debe derogarse y construirse una nueva realmente con la participación de los maestros y la sociedad defendiendo el carácter gratuito y laico en todos los niveles y los derechos laborales de los profesores. Urgentemente se debe rescatar y dar servicios de calidad en escuelas, hospitales, clínicas, hacer efectivo el derecho a la salud y a la educación de todos y todas. Y cumplir el rescate del campo mexicano, la prohibición de la liberación de transgénicos y fortalecer las normas para garantizar el derecho a una alimentación sana, libre de tóxicos y del “veneno” agroindustrial.

Leer más

No nos confiemos: ¡A seguir luchando!

x Círculo de estudio, ideas y reflexión

En vísperas de las elecciones, es del dominio público que la coalición Juntos haremos historia que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO) va a ganar con una aplastante victoria, que no nos quede la menor duda de que vamos a ganar en las urnas.

Sin embargo, aún hay dudas ya que sabemos que el sistema electoral mexicano no es confiable. ¿Cuántos fraudes no han hecho? Por ello la estructura del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha hecho bien en preparar la vigilancia del proceso electoral, pero, no nos confiemos, aunque

AMLO lleve mucha ventaja en las encuestas, el PRI y el PAN no se van a quedar con los brazos cruzados, buscarán a la mala obtener puntos a su favor. Desde la compra de votos, las amenazas, y la coacción, hasta otro tipo de mañas que pueden ocurrir en el cómputo y conteo final de votos, de estas formas fraudulentas serán responsables el Instituto Nacional Electoral (INE) y su director Lorenzo Córdova.

Leer más

Los empresarios en el ruedo electoral

x OLEP/Fragua

Un gobierno para “todos”

A lo largo de toda su campaña, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha repetido una y otra vez que no quiere cambios radicales, que no quiere cambiar el modelo económico, sino simplemente quiere un gobierno que esté por encima de las clases y que modere “la riqueza y la indigencia”.

Aun así, para los grupos empresariales más retrógradas, aquellos que no quieren perder ni un solo centavo de sus millonarias ganancias, estas aseveraciones atentan directamente contra su forma de vida, contra lo que han construido a partir del despojo y la explotación: ellos no se quieren moderar en absolutamente nada.

En los primeros días de mayo hubo un “encontronazo” entre AMLO y los empresarios del Consejo Mexicano de Negocios (CMN); dimes y diretes, que si traficantes de influencias, que si minoría rapaz, que si son calumnias, que si los empresarios son quienes generan los empleos de nuestro país. Posteriormente, la Confederación Patronal por la República Mexicana (Coparmex) entró al ruedo y, si bien en un tono menos hostil, también se rozó con el representante del MORENA pues la Coparmex busca dar sus propuestas para una fiscalía anticorrupción “que sirva” a sus intereses asumimos, entre otras cosas. Al final, AMLO llamó a la conciliación, pues para su proyecto de nación también son necesarios los empresarios y se los hizo saber.

Leer más

De buenos deseos, coyunturas y realidades: México 2018, elecciones y fragmentaciones (parte III)

x Ricardo Armando Flores* y Viridiana Alarcón

En las primeras dos entregas de esta serie de artículos hemos analizado los horizontes en los que se mueven las izquierdas en México frente a la pregunta: ¿qué se juega en las elecciones en general? Asimismo, nos enfocamos al análisis de los dos sectores que definimos como antielectoral y electoral y sus posicionamientos frente a la pregunta antes referida. En la presente entrega, intentaremos trazar, sin caer en ejercicios escolásticos, los posibles escenarios a los que se enfrentará el movimiento social y popular después de las elecciones, es decir, las posiciones políticas que enarbolarán, como resultado de su inclusión en alguno de los dos sectores que ya hemos analizado, aunque, de entrada, pondremos un poco más énfasis en las posiciones del sector antielectoral. Comencemos.

¿Retembló algo?

Queremos señalar algunos puntos de lo que significó el intento del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de figurar, aunque fuese simbólicamente en la boleta electoral de las elecciones presidenciales del próximo 1º de julio. Pues, a pesar de haber llamado a sus simpatizantes e interesados a compartir sus valoraciones al respecto, parece que muy pocos o casi nadie lo hizo (o al menos aún no se hace público).

Después del sonoro, pero silenciado, fracaso de la recolección de firmas para la candidatura independiente de María de Jesús Patricio Martínez “Marichuy”, impulsada por el CNI-EZLN, aderezado por el misterioso silencio de la comandancia zapatista durante por lo menos un mesi, los hechos saltan a la vista. Es decir, nuevamente, el EZLN anunció con bombo y platillo que cimbraría al sistema político mexicano y, nuevamente, no pudo abrir esa ansiada grieta en el muro del sistema, no hizo retemblar en sus centros la tierra: ni tembló ni retembló. Eso sí, la campaña de recolección de firmas vino a comprobar lo que ya habíamos dicho anteriormente: la existencia del poco o nulo trabajo político entre la gente de “abajo y a la izquierda” a la que dicen representar y con la que pretenden organizarse.

Leer más

¿Por qué votar por AMLO y por Morena?

x Eva Cuervo

En México este 2018 se lleva a cabo una contienda electoral trascendental porque existe la oportunidad de poner fin al modelo neoliberal (no al capitalismo) que no sólo es importante para los mexicanos, sino también para el resto de los latinoamericanos (las elecciones en México, Colombia y Venezuela van a definir la geopolítica Latinoamericana). Son 5 los contendientes. La continuación del modelo está representado por 4 candidatos que abiertamente apoyan el militarismo (con su saga de asesinatos y desapariciones), la sumisión a los planes ordenados desde Washington y continuar profundizando las contra reformas emprendidas (lo que sigue es la privatización del Imss, Issste, Agua y Educación media superior y superior) por Enrique Peña Nieto que tanto han dañado a México. Si en México se aplicara la ley, ninguno de estos candidatos podría contender. Los cuatro son investigados y señalados públicamente por actos de corrupción. Los dos primeros están siendo investigados por la PGR por graves acusaciones del fuero común y los dos últimos son delincuentes electorales. José Antonio Meade K. (candidato del PRI-VE-Panal y de Donald Trump) tecnócrata neoliberal 4 veces secretario de estado, acusado de por lo menos 8 delitos, peculado, cohecho, fraude y otros, es experto en desaparecer dinero público a través de desvíos, 7.670 millones de pesos en la llamada Estafa Maestra (www.animalpolitico.com/estafa-maestra), como secretario de la Sedesol desapareció 12.000 millones de pesos, entre otras imputaciones. Ricardo Anaya (candidato del PAN-PRD-MC y de Salinas de Gortari) político neoliberal, mitómano contumaz, corrupto (desapareció 1.000 millones de pesos como secretario de gobierno de Querétaro), falso opositor del gobierno, investigado en México y Europa de lavado de dinero, triangulación de recursos, enriquecimiento ilícito y evasión fiscal. Los dos candidatos “independientes” cuyo único objetivo en la contienda es atacar a López Obrador y que para obtener su registro (requisito recaudar 864.536 firmas de apoyo) falsificaron credenciales, firmas, duplicaron datos y utilizaron registros de personas muertas o desaparecidas. Margarita Zavala (708.000 firmas falseadas, 45% del total) esposa del ex presidente Felipe Calderón, que propone abiertamente continuar con el plan de su marido por sus “buenos resultados” y Jaime Rodríguez Calderón, gobernador con licencia del estado de Nuevo León, político mendaz, fanfarrón y corrupto que obtuvo su registro haciendo trampa (con 1.198.892 firmas falseadas, 58% del total). La única oposición contra el sistema, es Andrés Manuel López Obrador (AMLO), luchador social y político nacionalista de centro izquierda que en dos ocasiones le han arrebatado la presidencia a través de fraudes electorales.

Leer más

1 2