Los EE.UU. e Israel inician una peligrosa escalada militar en Oriente Medio

x Mikel Muñoz Aranburu

Fue la semana con mayor actividad diplomática y con mayor número de reuniones de trabajo entre delegaciones del más alto nivel de ambos países en mucho tiempo. Primero fue el general Joseph Votel, al mando del CENTCOM que es el centro unificado encargado de decidir y coordinar todas las actuaciones del ejército estadounidense en el Oriente Medio, quien visitó Tel Aviv [1]. Allí se reunió, entre otros altos cargos políticos y militares, con el comandante en jefe de las fuerzas armadas israelíes (IDF) y con el asesor de Seguridad Nacional. A los pocos días fue el ministro de defensa israelí, el ultraderechista Avigdor Liberman, quien viajó a Washington para reunirse con su contraparte, el general Mattis, y con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton [2]. Tras estas reuniones destacó el buen entendimiento entre los dos gobiernos:

“Estoy complacido de ver como los estadounidenses comparten con nosotros la lectura de la situación en el Oriente Medio y agradecemos a la administración su apoyo a Israel [3].

Leer más

Así asesina el Mossad

x Ali Younes
Al jazeera
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Un tiroteo mortal en Malasia pone de relieve la política de la agencia de espionaje israelí de asesinatos selectivos de agentes palestinos.

 

Líderes y agentes palestinos, sirios, libaneses, iraníes y europeos fueron blancos del Mosad [EPA]

El asesinato del científico palestino Fadi al-Batsh, de 35 años, en la capital de Malasia, Kuala Lumpur, es parte de un programa encubierto de asesinatos selectivos de palestinos a quienes Israel considera una amenaza.

Al-Batsh estudió ingeniería eléctrica en Gaza antes de continuar para obtener un doctorado en el mismo tema en Malasia. Se especializó en sistemas y ahorro de energía y publicó numerosos artículos científicos sobre el tema.
Leer más

La manipulación de Argentina

A dos meses de la muerte de Nisman la investigación sobre su asesinato o suicidio se ha estancado. La fiscalía no corrobora hipótesis, no define imputados y no esclarece móviles. Las causas del fallecimiento siguen en la penumbra, nadie explica la desaparición de los custodios y crece el misterio por el desorden en la escena del crimen. Persisten, además, las discrepancias entre los peritos y todas las pruebas se esfumaron. Pero en este caos se han reflotado varios datos de la trama que rodea a los atentados de la embajada de Israel (1992) y la AMIA (1994).

Leer más