El imperialismo y sus cómplices

x James Petras

Uno de los más sorprendentes avances históricos del mundo del imperialismo occidental (EEUU y la Unión Europea) es la desaparición y disolución de los grandes movimientos antiimperialistas y antiintervencionistas (AIM, por sus siglas en inglés) que llevaban años funcionando.

Una de las razones principales de esta debacle es la escasa predisposición o la incapacidad de los AIM a enfrentarse con las elites imperiales surgidas de elecciones y comprometidas en guerras regionales contra regímenes nacionalistas dictatoriales o autoritarios.

En este artículo nos ocuparemos de bosquejar la dimensión del problema. Después, analizaremos las consecuencias políticas y económicas de las aciagas políticas de los AIM. Daremos fin a este trabajo con el planteo de alternativas al actual impasse.

Dimensión del problema: el imperialismo y la conquista de los regímenes dictatoriales independientes

En las tres últimas décadas, los regímenes imperiales surgidos de elecciones y liderados por EEUU han intervenido, invadido y conquistado a varios regímenes dictatoriales o autoritarios independientes, entre ellos Iraq, Afganistán, Libia, Siria y Ucrania. Salvo en el caso del inicio de la invasión de Iraq, prácticamente no ha habido oposición masiva de los AIM

Leer más

Siria: El momento Maddox

x Fernando Solana Romero
A medida que Occidente perdía terreno, era necesario buscar un ‘casus belli’.¿Qué sentido tiene para Siria lanzar armas químicas si está ganando la guerra?

Seamos claros

Lo que está pasando en Siria es un enfrentamiento entre dos bloques principales. Por un lado, un atlantismo que mantiene las dinámicas imperiales de siempre y, por otro, los poderes emergentes, principalmente Rusia y China, cada uno de los cuales se opone a su manera a subordinarse a un orden mundial “americano”. Solo entendiendo esto, podemos entender los sucesos de Douma el 7 de Abril.

Desde hace unos años venimos presenciando la construcción de un eje de poder alternativo que tiene como base Rusia y China. Hablamos de un traslado del peso desde el oeste hacia el sur y este, un “pivot to Asia”. La construcción de un eje Rusia-China va desde la cooperación comercial a la construcción de una nueva arquitectura financiera que desplace al hegemonismo norteamericano. Esto se acompaña con la creación de bloques propios más allá de sus fronteras, como el caso de la de la Unión Económica Euroasiática (UEEA) de Rusia.

Leer más