Suecia y Finlandia en la OTAN: una transfusión de sangre a un moribundo

x Alberto Cruz

Que es una amenaza para Rusia es evidente, pero relativa. Que no es una revitalización de la OTAN, esa a la que el presidente francés, Macron, se refirió hace algo más de un año como que estaba en “muerte cerebral”, es algo que tiene mucho que ver con lo que está ocurriendo en Ucrania y que no es alentador para quienes la impulsan.

Así que, por partes.

Como ocurre siempre, nos quedamos mirando el dedo cuando lo que hay que mirar es la luna. Por lo tanto, hay que mirar más allá, mucho más allá de esta posible incorporación porque Ucrania no es la razón sino la excusa. Porque la decisión de ampliar la OTAN por el norte helado de Europa no tiene nada que ver con la estepa ucraniana. Viene de mucho antes, y tiene una palabra que lo explica: Ártico.

El control del Ártico, donde Rusia está trabajando muy denodadamente y tiene grandes infraestructuras, sobre todo gasísticas, lleva años siendo un «dolor de cabeza» para la OTAN e, implícitamente, así lo ha reconocido el presidente de Finlandia al afirmar que Rusia no tiene ningún plan para atacar a su país, pero que «hay otras cosas».

Esas otras cosas son monetarias. Porque desde hace años EEUU viene protestando ante Finlandia porque este país es donde se construye una parte de los rompehielos que tiene Rusia en funcionamiento para trabajar en el Ártico. Por lo tanto, Finlandia no entra en la OTAN por ideología, ni porque se sienta amenazada, sino por la cartera. Porque se asegura, y pronto lo veremos, un suculento contrato para la construcción de la flota de rompehielos de la OTAN, que ahora es inexistente.

Leer más

La verdad sobre la extrema derecha ucraniana

x Aris Roussinos 

Ucrania no es un Estado nazi, como afirma la propaganda de Putin, sino una democracia imperfecta. Pero la extrema derecha y los neonazis sí tienen un peso militar que han venido ganando en gran medida en el campo de batalla, y perjudican no a Rusia, sino a la propia Ucrania.

Denunciarlos no es hacerle el juego a la invasión, sino poner de relieve los peligros que entraña su potencial crecimiento, quizás sobre las propias ruinas del Estado ucraniano.

Como cualquier guerra, pero quizá más que la mayoría, la guerra en Ucrania viene siendo el escenario de un bombardeo desconcertante de declaraciones y réplicas en la web por parte de los simpatizantes de ambos bandos. La verdad, verdades parciales y mentiras descaradas compiten por el dominio en el relato de los medios. Sin duda, uno de los ejemplos más claros es la afirmación de Vladímir Putin de que Rusia invadió Ucrania para «desnazificar» el país. La aseveración rusa de que la Revolución de Maidan de 2014 fue un «golpe fascista» y de que Ucrania es un Estado nazi ha sido utilizada durante años por Putin y sus simpatizantes para justificar la ocupación de Crimea y el apoyo a los separatistas rusoparlantes en el este del país, y ha ganado muchas adhesiones en la web.

Leer más

Rusia-Ucrania: Una tragedia evitable

x Atilio Borón

El primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas dice textualmente que el propósito de esa organización es “Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz.”

La experiencia demuestra que la Alianza Atlántica (EEUU más los 29 países europeos que integran el bloque) ha violado permanentemente lo establecido en dicho artículo.

El caso de la ex Yugoslavia, bombardeada por la OTAN sin la autorización del Consejo de Seguridad es uno de los más flagrantes, siendo presidente de EEUU Bill Clinton. Producto final de ésta y una anterior campaña militar Yugoslavia quedó desintegrada, dando nacimiento a siete nuevos países: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Kosovo. 

Leer más

El chekista deseado

x Juan Montaño Escobar

Chekista es un miembro de Cheká, siglas en ruso que corresponden a Comisión Extraordinaria Panrusa para la Lucha contra la Contrarrevolución y el Sabotaje.

Los chekistas producían una mezcla de respeto y temor en sectores de la sociedad soviética; también odio, aunque este sentimiento fue minoritario y muy publicitado. El desbarajuste burocrático de la década del 70 ganaba en desencanto a la generación de posguerra, en las comparaciones de vitrina entre los dos sistemas políticos el socialista perdía, pero respondía con ideología al oropel de neón. La desazón social mordía como perro con hambre el entusiasmo por los triunfos militares (la Gran Guerra de la Patria contra el nazismo) y científicos del socialismo (primeros satélite, hombre y mujer colocados en el espacio). Menguado el lustre de esos resultados, de boca en boca se fortalecían habladurías sobre insólitos privilegios, corrupción desbordada y falsos logros económicos. En los más convencidos rondaba una contrariada idea romántica de otros tiempos, quizás mejores, establecer cierta gestión severa del bolchevismo primario. Aquellos más decididos remataban con el remedio de gobierno: “¡Que vengan los chekistas!”.  

Leer más

«EL ARTE DE LA GUERRA»‎. El expansionismo de la OTAN en Europa‎

x Manlio Dinucci

Increíble pero cierto. Una alianza militar, la OTAN, cuyo funcionamiento viola los ‎principios de soberanía y de igualdad de los Estados miembros –principios inscritos en ‎la Carta de la ONU– se ha extendido durante los 23 últimos en violación de los ‎tratados internacionales. Es un hecho palpable y tremendamente grave pero todos fingen no verlo. ‎

La ampliación de la OTAN en estas últimas décadas ha sido un gran éxito y ha abierto además ‎el camino a la ampliación de la Unión Europea.» Eso afirmaba, el pasado sábado, el secretario ‎general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en Munich, durante la Conferencia sobre la Seguridad. ‎Para una completa comprensión de sus palabras, es importante reconstruir los principales ‎elementos de ese «gran éxito». ‎

Esa historia comienza en 1999, precisamente el año en que la OTAN destruyó Yugoslavia ‎haciéndole la guerra, después de haber anunciado –en la cumbre de Washington– la intención de ‎realizar «operaciones de respuesta a las crisis, no previstas en el Artículo 5, fuera del territorio de ‎la alianza». Olvidando que se había comprometido con Rusia a «no extenderse ni una pulgada ‎hacia el este», la OTAN comienza su expansión… hacia el este. Así absorbe los 3 primeros ‎países del ya desaparecido Pacto de Varsovia: Polonia, la República Checa y Hungría. ‎

Posteriormente, en 2004, la OTAN se extiende a otros 7 países: Estonia, Letonia, Lituania ‎‎(3 repúblicas ex soviéticas), Bulgaria, Rumania, Eslovaquia (3 ex miembros del Pacto ‎de Varsovia) y Eslovenia (que había sido parte de Yugoslavia). ‎

Leer más

El líder nazi Dimitro Yarosh reaparece como ‎consejero del jefe de las fuerzas armadas de ‎Ucrania

x Red Voltaire

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, nombró al líder nazi Dimitro Yarosh consejero del jefe ‎de las fuerzas armadas ucranianas, el general Valeri Zaluzhni. El nombramiento data del 2 de ‎noviembre de 2021. ‎

Fundador del partido ultranacionalista Pravy Sektor (Sector Derecho), Dimitro Yarosh pertenece ‎desde hace tiempo a las redes secretas de la OTAN conocidas como stay-behind. En 2007, ‎la CIA estadounidense le confió la coordinación de los grupúsculos nazis e islamistas ‎contra Rusia, durante la segunda guerra de Chechenia, y Yarosh los reunió en Ternopol, ciudad ‎del oeste de Ucrania. ‎En 2014, ya a la cabeza de Pravy Sektor, Yarosh tuvo un papel central en los acontecimientos de ‎la plaza Maidan [1].‎

A raíz del putsch de la plaza Maidan, Dimitro Yarosh fue diputado y candidato a la elección ‎presidencial. Gravemente herido en 2015, tuvo que alejarse de la vida pública durante varios años. ‎

Yarosh reaparece ahora como consejero del jefe de las fuerzas armadas y presunto responsable de ‎haber orientado a elementos del batallón Azov y a jóvenes combatientes extranjeros el ‎bombardeo contra varias localidades del Donbass durante la Conferencia de Seguridad de Munich ‎‎–realizada del 18 al 20 de febrero. Entre los combatientes extranjeros que participaron en esa ‎provocación parece haber varios yihadistas traídos a Ucrania desde Siria. ‎

Leer más

Dos interpretaciones sobre la cuestión de Ucrania ‎

x Thierry Meyssan

La decisión de Estados Unidos de ignorar los planteamientos de Rusia sobre garantías ‎de paz y de tratar de ocultarlos tras el espectro de una crisis alrededor de Ucrania no está dando ‎resultado. Francia está inquieta. Alemania está paralizada. Pero el ejemplo de Hungría ‎podría llevar sus vecinos a adoptar una posición idéntica a la de Rusia: pronunciarse por ‎la defensa del Derecho Internacional. ‎

Desde que se “filtraron” las respuestas de Estados Unidos y la OTAN a la proposición rusa de ‎tratado sobre garantías de paz, el Reino Unido ha venido denunciando que el ejército ruso ‎atacará Ucrania el 16 de febrero (no precisa la hora) y numerosos países miembros de la alianza ‎atlántica envían armamento a Ucrania y soldados a los países vecinos mientras que dirigentes de ‎otros miembros de la OTAN viajan a Moscú para reunirse con las autoridades rusas. ‎

Vladimir Putin y Emmanuel Macron, durante su reunión del 8 de febrero en Moscú. ‎Servicio de prensa del Kremlin

‎EMMANUEL MACRON TRATA DE QUE LO VEAN EN LA ESCENA INTERNACIONAL

‎El viaje más importante fue el del presidente francés Emmanuel Macron, cuyo país preside ‎actualmente el Consejo de la Unión Europea. El presidente Macron salió del Kremlin diciendo que ‎había calmado las cosas y evitado una guerra inútil alrededor de Ucrania. Su viaje recordaba al ‎que hizo otro presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante la guerra en Georgia, ya que sólo ‎consistió en no hacer nada tratando a la vez de aparentar haber logrado detener al sanguinario ‎oso ruso, que en realidad se mostraba tranquilo. ‎

Leer más

Blackwater está en Donbass con el batallón Azov

x Manlio Dinucci

La CIA y el MI6 están reorganizando las redes stay-behind de la OTAN en el este ‎de Europa. Al final de la Segunda Guerra Mundial, los servicios secretos de ‎Washington y Londres “reciclaron” individuos provenientes de las filas nazis para ‎usarlos contra los soviéticos. Hoy en día, la CIA y el MI6 siguen apoyando grupos ‎neonazis para lanzarlos contra Rusia. La diferencia es que en los años 1940 había ‎muchos nazis, mientras que los neonazis de hoy no son numerosos y sólo subsisten ‎gracias a la ayuda de los anglosajones. ‎

Leer más

Una guía de falsas soluciones para la COP 26

x Silvia Ribeiro

La publicación «Engañados en el Invernadero» revela las maniobras de las empresas y gobiernos respecto del reduccionismo de los problemas ambientales al carbono, la financiarización de la naturaleza y un creciente utopismo tecnológico; y propone ir hacia una justicia ambiental, con una mirada transversal que aporte soluciones verdaderas.

“Para ir a la raíz de las injusticias ambientales y climáticas hay que confrontar más de cuatros siglos de imperialismo colonial, opresión ininterrumpida del patriarcado y supremacía blanca, y la actual expansión del capitalismo industrial, neoliberal y globalizado.” Así comienza la introducción del material de formación popular Engañados en el invernadero, elaborado por un amplio grupo de organizaciones de base indígenas, sociales, campesinas, urbanas, ambientales de América del Norte, entre ellas la Red Ambiental Indígena, el Proyecto Global de Justicia Ecológica, la Red por Justicia Energética, la Alianza por una Transición Justa y otras.

Hace más de una década se propusieron explicar en lenguaje sencillo la injusticia ambiental y climática, develando las maniobras de las empresas y gobiernos con las llamadas “falsas soluciones”propuestas tecnológicas, de manipulación de la naturaleza y financieras, que no tienen nada de “soluciones” sino que están diseñadas para lo contrario: evitar exponer, y mucho menos cambiar, las causas de la injusticia ambiental. Y en ese camino inventar nuevos negocios con esos tramposos mecanismos.

Leer más

Submarinos nucleares en el Pacífico

x Higinio Polo

El 15 de septiembre, el presidente Biden y los primeros ministros británico y australiano, Johnson y Morrison, anunciaron la creación del AUKUS (acrónimo de los tres países), un acuerdo de cooperación y defensa para la gran región que agrupa a los océanos Índico y Pacífico.

El pacto prevé la asistencia norteamericana y británica para dotar de submarinos de propulsión nuclear a Australia, que se construirán en Adelaida, y de recursos de inteligencia artificial, tecnología cibernética y cuántica, con el objetivo oficial de «garantizar la paz y la estabilidad» en esa región, pero con el inconfesado y evidente fin de que Canberra se convierta con esos nuevos submarinos nucleares en espía y policía de las costas y mares chinos.

El AUKUS es un paso más en el despliegue militar norteamericano en Asia, definido en la presidencia de Obama, y que ha seguido desarrollándose con Trump y ahora Biden. El acuerdo, que sorprendió en París, complica las relaciones del trío anglosajón con Francia, y sobre todo con China, y lanza un peligroso aviso al mundo. El acuerdo implica la cancelación del contrato firmado por Canberra con Francia, con la empresa Naval Group, que tenía previsto construir doce submarinos convencionales para la flota australiana por valor de 66.000 millones de dólares. La tradicional doblez de Washington, incluso con sus aliados, se puso de manifiesto en la cumbre del G-7 en Corwall, donde se ultimaron los detalles del pacto, sin prevenir al presidente francés, Macron, que estaba presente en la reunión. No podía extrañar después que Jen-Ives Le Drian, ministro de Exteriores francés, calificase la decisión de Australia de «verdadera puñalada por la espalda» y de «desprecio», que afectará duramente a los trabajadores de la empresa francesa. Pese a que Francia cargaba las tintas contra Australia, es consciente de que el gestor y responsable del acuerdo es Washington. A su vez, China denunció el AUKUS y el acuerdo para construir nuevos submarinos nucleares como una provocación y que precipitaría la «carrera de armamentos».

Leer más
1 2 3 6