El paro indefinido en la FFyL de la UNAM y sus tristes actores interesados

x Andrea Noriega Méndez

A casi tres meses del paro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (FFyL), el futuro y las condiciones para que se libere la facultad son inciertas. Si a esto se suma que, en los últimos días, el conflicto ha escalado a raíz de algunos conatos de violencia en otros planteles que también están en paro por semejante razones, entonces, lo que se perfila es la reedición de una situación política crítica que, posiblemente, culmine en la reactivación y recrudecimiento de paros en otras facultades de la UNAM.

Como señalé en mi artículo anterior, las formas de operar del grupo que mantiene tomada la FFyL se han alejado de las formas históricas del activismo político estudiantil, caracterizado por su apertura y democracia en la toma de decisiones y en la exigencia de demandas puntuales a través del diálogo incluyente, y se aproximan más a las formas que usan ciertos grupos políticos de poder (como, por ejemplo y sin ir más lejos, el PRI) que buscan generar un conflicto institucional, en donde la correlación de fuerzas los ayude a negociar con el grupo de poder que actualmente controla la institución, para recuperar cotos de poder o defender intereses que han perdido o están por perder.

Si se hace un análisis de los tiempos, respuestas y propuestas que se han vertido durante la toma de la FFyL, por parte de las autoridades y las respuestas correspondientes de las paristas, puede observarse que se han cumplido casi cabalmente todas las demandas y las que aún quedan en el aire son demandas que apelan a otros tiempos y normas institucionales que no responden al capricho de unos cuantos. Sin embargo, en cuanto al tiempo, puede observarse que las paristas han buscado, en todo momento, dilatarse en la entrega de sus respuestas y han tardado, en promedio, 10 días entre respuesta y respuesta, al tiempo que se han negado a la posibilidad de llevar a cabo diálogos con mayor celeridad. Por ejemplo, cuando se negaron rotundamente, en el diálogo del día 15 de enero, a la propuesta por parte de la mesa negociadora de realizar un próximo encuentro el día 16 de enero. Voluntad de diálogo, por parte de las feministas paristas, hay poca, pero de monólogo hay muchísima.

Por otra parte, la falta de determinación y de perspicacia por parte de las autoridades, demuestra no sólo su incapacidad de enfrentar situaciones de orden político con actores que responden a grupos de interés antagónicos a los que ellos pertenecen, sino también la falta de capacidad para convocar a la comunidad estudiantil, a la que le aquejan no solamente los problemas de acoso sexual, y ofrecerles una solución digna e integral a las múltiples problemáticas que no se reducen a la violencia de género.

No fue sino hasta que corrió el rumor[i] de que los contratos de los profesores de asignatura de la FFyL (que son, aproximadamente, 1025 docentes y que no han dejado de cobrar en estos meses de paro) estaban en peligro, que algunos profesores, preocupados por no cobrar, pero no por no dar clases, comenzaron a convocar a asambleas para, por una parte, seguir respaldando a las paristas en su paro indefinido[ii] y, por otra, para exigirle a las autoridades que, al margen de los procesos administrativos y de la legislación universitaria, se les renueve el contrato para que continúen cobrando aún sin dar clases. Al cabo de unos días, empezó a replicarse, por redes sociales, el discurso irrisorio de que, ahora, los profesores eran parte de un complot orquestado por las autoridades para usarlos de “esquiroles” y rompehuelgas, en vez de observar, como señalaron los Consejeros Técnicos estudiantiles de la FFyL, que la recalendarización que aprobaron en el Consejo Técnico del 25 de enero se hizo para no afectar a otros estudiantes que deben hacer de manera forzosa sus trámites administrativos para no perder becas, servicio médico, apoyo especial, etcétera.[iii]

Por ello, aparece en el escenario la pregunta, ¿qué están buscando estos profesores al manejar de forma tan perversa la información?, ¿acaso tienen y defienden algún interés concreto o es simplemente la falta de capacidad de leer adecuadamente la realidad?

El papel de los profesores de “izquierda”

Otra de las cosas que llama fuertemente la atención es el papel que han tenido algunos de los “intelectuales” y profesores de “izquierda” de la FFyL que han salido a apoyar acríticamente este paro.

Resulta sorprendente que los mismos académicos que se jactan de manejar con destreza inigualable y crítica las fuentes bibliográficas, de las que echan mano para ejercer la práctica hermenéutica, proponiendo interpretaciones, muchas veces a contrapelo (o en franca contradicción) con lo dicho explícitamente por tal o cual autor, no hayan podido emplear la misma forma crítica de proceder, guardando distancia frente a los comunicados panfletarios y reflexionando de forma aguzada la diferencia entre el discurso con el que se presentan las paristas, sus supuestos o prejuicios y los intereses que se encuentran detrás de las mismas.

Como si los comunicados panfletarios escritos por las paristas fueran la realidad expresada de manera clara, distinta y aproblemática y sin reveses en sus discursos y prácticas, no se autoconvocan a hacer un análisis de actores ni, mucho menos, a problematizar desde qué perspectiva y discurso ideológico se está abordando el problema de género en la facultad o a quién termina beneficiando. Pareciera existir un binomio autoexcluyente a priori, muy pedestre y de cuño anarquista, que se impone en la forma de pensar de estos profesores y es: autoridades universitarias vs. estudiantes, en cuya fórmula la autoridad, por principio, es “mala” en y por sí misma, y las estudiantes, por su parte, víctimas[iv] y “buenas”. De esta forma, el análisis se decanta por legitimar a la parte “buena” del binomio y en legitimar a ultranza todo lo que de ella emane, aun cuando sea evidentemente incoherente, autoritario y excluyente.

De aquí, entonces, que tampoco puedan comprender que lejos de fomentar una visión crítica, y por ende de ofrecer respuestas acordes, lo que están haciendo estos profesores es legitimar un tipo de feminismo muy reaccionario, cuyas raíces se encuentran en el puritanismo conservador norteamericano, que basa su práctica y sus soluciones en el punitivismo moralizante y carcelario, producto de una forma sumamente retrógrada y ultraconservadora de entender la relación entre géneros y que es acorde con la visión del mundo impuesto por el neoliberalismo y su política carcelaria, laboral y contrainsurgente.[v]

Además, resulta muy curiosa la forma de reaccionar de estos profesores de “izquierda”, mismos que en otras coyunturas políticas dentro de la UNAM no tenían empacho en condenar los paros de 24 o 48 horas, exigiendo “cordura”, “diálogo” y “democracia” en la toma de decisiones (algunos exigiendo incluso la credencialización de las asambleas). Casualmente, y esto resulta aún más extraño, los mismos profesores adscritos a posiciones de derecha y extremadamente conservadores, han aceptado, sin reparos, la toma de la FFyL y no han llamado, como en otras ocasiones, a reabrir instalaciones, a llevar a cabo expulsiones de activistas y/o a emplear mano dura en contra de las paristas. ¿Qué inversiones han ocurrido en la realidad mexicana, en los últimos tiempos, para que la otrora izquierda académica hipercrítica y la derecha ahora se comprendan y retroalimenten?

¿Qué podrán contestar los profesores, que se dejan llevar por este juego perverso, el día de mañana, cuando el disciplinamiento laboral y las medidas punitivistas propuestas por las paristas e impulsadas por estos profesores, sirvan como herramientas de control político y se eliminen, de esta forma, a las voces disidentes que no encajen con el conservadurismo feminista autoritario impuesto? ¿No sería mejor prevenir dichos escenarios y luchar por una verdadera democracia incluyente que asuma que sólo comunitariamente se pueden resolver los problemas colectivos?

Notas

[i] https://www.elsoldemexico.com.mx/metropoli/cdmx/mas-de-mil-docentes-de-filosofia-y-letras-en-riesgo-de-perder-su-trabajo-4737737.html

[ii] Paro indefinido que, además, como condición para ser levantado y hacer entrega de las instalaciones de la facultad exige que no se recalendarice el término y el inicio del semestre hasta que ese mismo paro indefinido sea levantado (¡¿?!).

[iii] Esto se puede consultar en la infografía realizada por los mismos consejeros en: https://www.facebook.com/813287099013821/photos/pcb.1082714838737711/1082714658737729/?type=3&theater

[iv] Pues, como sostiene Daniele Giglioli, “Ser víctima otorga prestigio, exige escucha, promete y fomenta reconocimiento, activa un potente generador de identidad, de derecho, de autoestima. Inmuniza contra cualquier crítica, garantiza la inocencia más allá de toda duda razonable. ¿Cómo podría la víctima ser culpable, o responsable de algo?” Daniele Giglioli, Crítica de la víctima, Herder, Madrid, 2017, p. 11.

[v] Sobre este punto pueden verse, por ejemplo: Nancy Fraser, “How feminism became capitalism’s handmaiden, and how to reclaim it” en https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/oct/14/feminism-capitalist-handmaiden-neoliberal y Elena Larrauri, Criminología crítica y violencia de género, Trotta, Madrid, 2007; Kristin Bumiller, In An Abusive State. How Neoliberalism Appropiated the Feminist Movement Against Sexual Violence, Duke University Press, Durham, 2008; Lucía Núñez, «Contribución a la crítica del feminismo punitivo», en Huacuz Elías (coord.), La bifurcación del caos. Reflexiones interdisciplinarias sobre violencia falocéntrica, UAM-Xochimilco / Ítaca, México, 2011.

Relacionado:

LA UNAM, LOS PAROS Y EL FEMINISMO RADICAL: NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO

14 comentarios

  • Coincido mucho con este análisis. ¿A quiénes conviene que una escuela pública esté cerrada indefinidamente? Además de un anarquismo libresco, se siente la presencia de las viejas prácticas estalinistas de clientelismo y exclusión, ¡en lxs académicxs que apoyan subrepticiamente el paro mientras siguen cobrando!

  • Susana Bercovich

    Hay ignorancia y mala voluntad en este análisis
    Le invito a que vaya a hablar con los profesores, con las paristas, con las autoridades. Antes de escribir algo así es necesario informarse sobre la situación actual y la historia de la UNAM, y específicamente de la Facultad de Filosofía y Letras. Señalar y acusar en la ignorancia, en el descrédito, es una forma de violencia.
    ¿Profesores interesados? ¿Paristas anarquistas? ¡Cuántos calificativos! Se requiere de un profesionalismo y una objetividad para escribir sobre la grave y difícil situación en la UNAM. De lo contrario, mejor abstenerse; pues estos textos acusatorios y amarillistas lejos de contribuir a solucionar las cosas sólo echan leña al fuego. De hecho parece ser la solicitud de una hoguera.

    • Rodrigo Sanchez

      ¿Es acaso usted también una palera? Una persona sin raciocinio que, al igual que los profesores paleros y oportunistas, no quieren ver lo que está pasando. ¿Si sabía que las paristas tienen contactos con los que ocupan el auditorio Che Guevara?

      Se dice psicoanalista y no puede criticar el horizonte reaccionario sobre el que está basado este dominance feminism. La que vive en la ignorancia es usted al no ver más allá de su nariz y aplaudir cosas incoherentes y reaccionarias.

      Violencia es su ignorancia y su falta de crítica.

  • Muy buen artículo…

  • Se exige que aprovechen los medios digitales. Vídeos , conferencias, textos…

  • Alejandra Burciaga

    Los Consejeros Técnicos estudiantes fueron los que estuvieron pugnando siempre por no aprobar el calendario y han obstaculizado los intentos por terminar la toma. Sólo cuando se les recordó que ellos representan a todos los estudiantes de la Facultad y no sólo a las paristas (se sabe que son amigos de varias de ellas), y cuando se les recordó que de las calificaciones dependen becas y seguros médicos, es que dejaron tanta beligerancia a favor de las mujeres que tienen tomada la Facultad. Al parecer, les caló y les molestó que se les recordara una y otra vez, que son representantes de todos los alumnos y que son parte de un cuerpo colegiado, no son activistas.

  • Perdón pero es una absoluta mentira que las MOFFYL (Mujeres Unidas de la Facultad de Filosofía y Letras) demoren hasta 10 días en dar sus respuestas, no tardan más de 48 horas, ya exagerando, en emitir una réplica hacia algún comunicado de la facultad.
    Respeto muchos puntos de los que tocas porque al final del día es tu opinión, pero no me parece que por no estar de acuerdo con el movimiento publiques mentiras y provoques con eso aún más polarización de la que ya hay, el objetivo no debe de ser dividir a la gente entre si está a favor o en contra de ellas, éste debe de ser concientizarlos, hacerlos reflexionar en por qué sucedió esto.

    • Ay porfavor. Llevan 14 días sin emitir respuesta alguna desde el diálogo del 15 de enero. Antes de vacaciones se tardaron 12 días. Infórmate y deja de ser borrega.

      Mentiras y cerrazón son las que las paristas que tu apoyas se dedican a difundir y con las que se amparan, cual víctimas. Yo no respeto tu opinión porque quien ha polarizado a la comunidad y ha mentido son las iracundas e irracionales paristas y tu les haces segunda.

    • Las paristas no han convocado a diálogo desde el 15 de enero. No han dado respuesta a los comunicados de las autoridades. El discurso de las paristas es desarticulado y sin argumentos. Sólo ponen negativas y excusas para mantener el paro. Su método es violento y descalificador de todo el que no piense como ellas.

    • No está publicando mentiras. Ustedes no entienden que cada quien tiene su punto de vista y que este paro creado y avalado por femiborregas, docentes y autoridades, están muy lejos de ser real. Este paro no es por la violencia de género; hay intereses de por medio…solo ustedes no lo entienden y hasta lo fomentan. El problema es que nosotros los alumnos que sí respetamos la autonomía de la Universidad y la necesidad de una educación que nos ganamos en el examen de admisión, siga como debe ser. Han violentado y violado nuestros derechos como estudiantes estás femiborregas y allegados. No mamen,neta!!!! Basta de querer tener la razón con un movimiento que está muy lejos de defender a la mujer!!! Abran la pinche razón!!!

  • Irineo Salvador

    No es un análisis; son prejuicios de alguien que no conoce la situación en la facultad.
    Lo mas peligroso es que criminaliza a las estudiantes organizadas. Este también es un comunicado planfletario. En tu anterior articulo dices: » un “grupo de estudiantes” y de colectivos que se adueñan de un espacio público para sus fines personales bajo la mascarada de ser los nuevos sujetos de la historia, pero siempre protegidos, como también fue ya denunciado y evidenciado, por autoridades no solamente de la misma UNAM, sino también por agentes externos allegados a órganos de inteligencia o del gobierno (CISEN, SEGOB, SEDENA)» Esta opinión peca de ingenua. Entiendo tu postura como estudiante FCPyS. Pero has polarizado la discusión, las feministas reaccionarias con influencia del «puritanismo conservador norteamericano» son tus compañeras de escuela. Nadie esta detrás de ellas. Los que llamas «profesores de izquierda» son profesores que deciden no permanecer en la apatía y alzar su voz.

    NO SE TRATA DE NINGÚN JUEGO PERVERSO. Es la búsqueda de un cambio sustancial.

    • Hace unas horas el grupo de Mujeres organizadas de la FCPyS tomó la facultad con un paro indefinido, exigiendo renuncias absurdas e incoherentes. Ya te queda claro que es el PRI el que está detrás? o seguirás con tu ingenuidad?

      «Son tus compañeras de escuela», pues sí, por eso las critica la autora porque están siendo usadas como grupo de choque, pero usando un tema tan cabrón como el de la violencia de género para justificar sus acciones manipuladas.

      Y esos profesores de «izquierda» son, o tontos o gente colmilluda con intereses. Así que, o no son de izquierda o son imbéciles.

    • «Peca de ingenua» no es un argumento. Quien peca de ello eres tú, Irineo. Y el hecho de que las feministas reaccionarias sean sus compañeras no excluye que alguien esté detrás de ellas. De nuevo, quien peca de ingenuo eres tú , y gacho, carnal.
      Coincido en que los maestros de «izquierda» que apoyan acríticamente el paro son imbéciles o colmilludos en busca de hueso.

  • Simón Acosta Reyes

    En lo que se puede estar muy de acuerdo en este análisis es que las paristas han intentado prolongar el paro lo más que se pueda demorar para lograr sus objetivos (sus objetivos, no los tuyos o los míos), en efecto seguramente se está buscando alguna posición dentro de la facultad para sus simpatizantes.

    También es cierto que a nadie se nos preguntó si queríamos el paro de la facultad o si estábamos de acuerdo con este movimiento, yo en lo personal no estoy de acuerdo ni con el feminismo ni con sus formas por la simple razón de tener la libertad de disernir de posturas que no comparto, y lo que me desagrada profundamente, es que este grupo por la vía de la violencia quiera imponer su propia y única ideología correcta, discriminando y segregando a quienes, sea por las razones que sean, ni comulgamos con sus ideales y si estamos en pro de que este paro termine.

    Se debería hacer un ejercicio reglexibo en el que se entendería que su lucha no puede ni debe ser razón suficiente para detener las aspiraciones académicas de alguien más.

Responder a Estela Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 5 =