Los pueblos indígenas no queremos volver a la normalidad

x Ollantay Itzamná

Aunque nadie sabe cuándo será el pico planetario más alto de los contagios de COVI19, al momento, más de 10 millones de personas están contagiados con dicho virus, y cerca de medio millón de personas perdieron la vida.

La comunidad internacional, muy a pesar de la globalización moderna, fue incapaz de activar una estrategia global para afrontar la pandemia globalizada por la interconexión mundial. Gobiernos de cada país, hacen lo que pueden o lo que quieren… buscando salvaguardar los intereses de las élites globales y locales.

Al momento, el epicentro de la pandemia es el Continente de Abya Yala. En especial, los países más poblados…. El virus viaja de las ciudades principales hacia las zonas del área rural. No discrimina biológicamente, todo ser humano es o puede ser víctima en potencia. La diferencia es a nivel social. Sufren y padecen más los sectores empobrecidos y excluidos por el sistema. COVID19 socialmente es discriminatorio.

Así como no existió estrategias coordinadas de contención a nivel internacional, tampoco existen estrategias coordinadas para la “desescalada” planetaria.

Después de estar “encerrados” ya más de 100 días, suenan voces por todas partes, exigiendo volver a la normalidad. Incluso algunos “representantes” de movimientos indígenas exigen a los gobiernos levantar las medidas de restricción y “volver a la normalidad” para ejercer los derechos restringidos en tiempos de pandemia.

¿Por qué los pueblos indígenas no deberíamos pedir volver a la normalidad?

Los pueblos indígenas, y todos los sectores subalternos o explotados por el sistema hegemónico neoliberal, lo que menos debemos pedir es “volver  a la normalidad”.

En la normalidad “añorada” lo normal para los pueblos indígenas fue subsistir sin derechos cargando a cuestas obligaciones. Lo normal en la “deseada” normalidad fue y es discriminación sistemática, no sólo por cuestiones raciales. Lo normal fue y es negación constante de derechos.

Lo normal en la normalidad era y es reprimir y asesinar a cuantos defienden derechos. Lo normal en la normalidad fue y es que los machos maltraten y asesinen impunes a las mujeres por ser mujeres. Lo normal en la normalidad fue y es saquear territorios… entregar los bienes comunes a los privados… Ésta es parte de la gráfica de la normalidad del sistema mundo en el que subsistíamos  y subsistimos.

En la “reclamada” normalidad lo normal fue y es la corrupción pública. Es normal que los gobiernos corruptos hipotequen a nuestros hijos con deudas externas impagables… Es normal que destruyamos a nuestra Madre Tierra persiguiendo satisfacer nuestros deseos activados maliciosamente por el mercado.

Por estas y otras razones nos resistimos volver a la normalidad anterior a la pandemia. Las condiciones de encierro o auto encierro en el que subsistimos como familias, comunidades o pueblos, en estos tiempos de pandemia, son difíciles de sobrellevar. Sobre todo cuando hay hambre. Pero, también son tiempos fecundos que nos deben afianzar en nuestro compromiso con nuestras propuestas de la “nueva normalidad” post pandemia que propugnamos.

Una nueva normalidad con una humanidad reconciliada con la Madre Tierra. Una nueva normalidad donde el humano encuentre su plenitud y felicidad en la felicidad del resto de los miembros de la comunidad cósmica.

Sabemos que los tiempos que vienen no serán nada fáciles. La disputa por los territorios, por las cuencas de agua, por los bienes públicos, …, serán más recargadas y posiblemente más violentas…. Pero, muy a pesar de esta certeza no debemos exigir volver a la normalidad que normalizó nuestra condición de subalternidad colonizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 3 =