La rebelión de los parásitos. Los ricos también lloran

x OLEP/Fragua

EN DÍAS RECIENTES ha circulado en redes sociales un video en el que aparece un trabajador, a través de una ventana de autobús, gritando: “Los obreros movemos a México, pinches ridículos”. El enojo de este hombre fue suscitado por la marcha en automóvil realizada el pasado 30 de mayo, convocada por el Frente Nacional AntiAmlo (FRENA) y compuesta por algunas decenas de “ciudadanos indignados” a bordo de lujosos carros, quienes mostraban cartulinas en las que se leía: “AMLO vete ya”, “AMLO farsante, comunismo fuera, no más socialismo del siglo XXI”, “No queremos un dictador”, entre otras frases más.

Leer más

Réquiem por el intelectual en medio de una crisis sanitaria

x Ricardo Orozco

Contrario al sentido común imperante en la derecha mexicana y en grandes sectores de la propia izquierda —desde la más rastrera y conservadora hasta las militancias más recalcitrantes de la 4T, pasando por las adherencias, los adeptos y hasta los observadores externos—, según el cual el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (y él mismo en persona) carece de experiencia, tacto, precisión, congruencia y consistencia en su política de comunicación sobre cualquier asunto que competa a la vida pública en el país ¿podríamos afirmar que el modelo de comunicación establecido entre el gobierno de la 4T y la sociedad mexicana es uno de los experimentos de interlocución política más efectivos experimentados en la historia reciente de México, en general; y de un gobierno federal, en particular?

Desde su toma de posesión de la primera magistratura del Estado mexicano (pero inclusive desde mucho tiempo atrás, cuando López Obrador se lanzó por primera vez a una contienda electoral por la presidencia de México), el sentido común dominante en amplios sectores de la sociedad, impulsado con particular virulencia, profusión e insistencia por los intereses opuestos y antagónicos al estilo personal de gobernar de López Obrador, es aquel que indica que el actual presidente de México es un personaje poco o nada preparado para afrontar las responsabilidades y los retos que plantea el ejercicio de gobernar a un Estado tan grande, complejo y diverso como el mexicano; ya de entrada, debido a las deficiencias que éste funcionario público muestra constantemente en sus capacidades de comunicar con eficiencia, veracidad y precisión lo que piensa y lo que busca hacer al fungir en un cargo público.

Leer más