La derecha del CIDE y su preanunciada derrota

x Miguel Angel Ferrer

En las próximas semanas se conocerá el desenlace de una importante batalla política entre el obradorismo y el conservadurismo. Se trata del conflicto entre la antigua cúpula neoliberal del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y una nueva dirigencia que no hace suya esa ideología elitista y antipopular.

Pero desde ahora mismo puede anticiparse la derrota del conservadurismo en su propósito de mantener el dominio presupuestal y académico de la otrora prestigiada institución, hoy sólo una desvaída trinchera de la ideología y la economía neoliberales. 

En ese propósito de mantener los privilegios ligados al dominio académico y sobre todo presupuestal de la institución, los antiguos capitostes del CIDE carecen de municiones. El CIDE ya no cuenta con el prestigio académico que alguna vez tuvo y que comenzó a perder hace décadas. 

Leer más

Sobre “Un daño irreparable” de Ximénez-Fyvie: los límites de la autoridad

x Jorge Puma

Desde la introducción Un daño irreparable de la Dra. Ximénez-Fyvie es rabia pura, retórica durísima de denuncia y el ejercicio de hacer señalamientos sin probarlos con argumentos y evidencia. Si no hace mucho la queja en ciertos círculos ilustrados era que los artículos de los expertos de la La Jornada hacían grandes afirmaciones sin sustento, es ahora la derecha mexicana la que lo hace. En esta discusión asombra como personas que vienen de las ciencias naturales no se dan cuenta cuando están tomando una postura política y convierten su expertise en el equivalente de un amuleto tan pronto dejan los confines de su disciplina y entran en la arena pública.

Durante todo el libro la credibilidad del argumento y la autora de Un daño irreparable se sustenta en una extraña mezcla de emoción -empatía frente al sufrimiento, rabia, sensibilidad-, desprecio hacia la política, y el recurso sin mayor explicación a la “ciencia”. Esto no ayuda a ubicar al libro como una crítica racional informada, pero sí permite conectar con las emociones de una audiencia que pasa por momentos de alta presión en el escenario de la epidemia. El ejercicio retórico es efectivo, pues el texto exige que le creamos a la autora que desnuda sus emociones ante nosotros. El problema es que el libro se anuncia como una crítica de una experta científica que nos expondrá las razones del naufragio de la estrategia gubernamental con argumentos provenientes de la ciencia médica y la racionalidad de las mejores prácticas en política sanitaria.

Leer más

La rebelión de los parásitos. Los ricos también lloran

x OLEP/Fragua

EN DÍAS RECIENTES ha circulado en redes sociales un video en el que aparece un trabajador, a través de una ventana de autobús, gritando: “Los obreros movemos a México, pinches ridículos”. El enojo de este hombre fue suscitado por la marcha en automóvil realizada el pasado 30 de mayo, convocada por el Frente Nacional AntiAmlo (FRENA) y compuesta por algunas decenas de “ciudadanos indignados” a bordo de lujosos carros, quienes mostraban cartulinas en las que se leía: “AMLO vete ya”, “AMLO farsante, comunismo fuera, no más socialismo del siglo XXI”, “No queremos un dictador”, entre otras frases más.

Leer más

Réquiem por el intelectual en medio de una crisis sanitaria

x Ricardo Orozco

Contrario al sentido común imperante en la derecha mexicana y en grandes sectores de la propia izquierda —desde la más rastrera y conservadora hasta las militancias más recalcitrantes de la 4T, pasando por las adherencias, los adeptos y hasta los observadores externos—, según el cual el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (y él mismo en persona) carece de experiencia, tacto, precisión, congruencia y consistencia en su política de comunicación sobre cualquier asunto que competa a la vida pública en el país ¿podríamos afirmar que el modelo de comunicación establecido entre el gobierno de la 4T y la sociedad mexicana es uno de los experimentos de interlocución política más efectivos experimentados en la historia reciente de México, en general; y de un gobierno federal, en particular?

Desde su toma de posesión de la primera magistratura del Estado mexicano (pero inclusive desde mucho tiempo atrás, cuando López Obrador se lanzó por primera vez a una contienda electoral por la presidencia de México), el sentido común dominante en amplios sectores de la sociedad, impulsado con particular virulencia, profusión e insistencia por los intereses opuestos y antagónicos al estilo personal de gobernar de López Obrador, es aquel que indica que el actual presidente de México es un personaje poco o nada preparado para afrontar las responsabilidades y los retos que plantea el ejercicio de gobernar a un Estado tan grande, complejo y diverso como el mexicano; ya de entrada, debido a las deficiencias que éste funcionario público muestra constantemente en sus capacidades de comunicar con eficiencia, veracidad y precisión lo que piensa y lo que busca hacer al fungir en un cargo público.

Leer más