Nord Stream 2. Conflicto por el gasoducto

x Aert van Riel

En la disputa en torno a Nord Stream 2 se trata de cuestiones geopolíticas.

Si una cárcel se llama «silencio de los marineros», se generan espeluznantes asociaciones. Se dice que allí la resistencia de hombres especialmente fuertes puede ser quebrada o que se trata de un lugar en donde a los prisioneros los amenaza el eterno silencio. Lo que es un hecho es que muchos hombres nombran de este modo a la prisión preventiva Nr. 1 del servicio penitenciario ruso en Moscú porque se encuentra en la calle Matrosskaja tischina (silencio de los marineros).Sobre las condiciones de arresto se dicen cosas malas, sin embargo, es imposible comprobar si son ciertas o no.

El reo más famoso actualmente es el opositor y -así mismo nombrado- activista anticorrupción Alexei Nawalny. Fue condenado a 30 días de prisión luego de su regreso desde Alemania en un procedimiento de urgencia. La fiscalía justifica su arresto porque Nawalny habría violado su libertad condicional. Nawalny permaneció en la República Federal Alemana después de su envenenamiento y no se presentó ante la policía rusa.

La cuestión de qué rumbo tomará el caso Nawalny es importante para la relación entre Rusia y los Estados europeos. A inicios de la semana los ministros europeos de asuntos exteriores discutieron en torno al endurecimiento de sanciones en contra de Moscú. El gobierno federal alemán expresará su postura, según el ministro del exterior Heiko Mass, después de que sea dado a conocer el proceso judicial contra Nawalny. «Dependerá mucho de cómo se lleve a cabo el proceso, si después de 30 días puede salir libre o no» dijo el socialdemócrata. El martes un tribunal en Moscú elegirá si la prisión preventiva se convierte en una condena en donde se lo lleve a prisión.

Es previsible que con ello el debate en torno al Nord Stream 2 también se vuelva a reactivar. Los opositores al gasoducto sostienen que el caso Nawalny podría ser útil para sus fines. El presidente de FPD, Christian Lindner, exigió recientemente en el periódico «Der Spiegel» una moratoria para la continuación de los trabajos de construcción. «Mientras se sigan lesionando en Rusia los derechos fundamentales de los hombres y ciudadanos, no podemos pasar a la orden del día», dijo en relación a las detenciones ocurridas en las manifestaciones por la liberación de Nawalny el fin de semana en Rusia.

Los verdes no tienen, en cambio, la ilusión de que con la presión económica se pueda influir en la política rusa. Quieren, según las palabras de su presidenta Annalena Baerbock, detener completamente Nord Stream 2. Esta postura también la tienen algunos políticos de la Unión que, al igual que muchos político de los verdes, participan activamente en redes transatlánticas, como Norbert Röttgen. El político del CDU es representante y presidente de la asociación «Atlantik Brücke». La asociación persigue el objetivo de crear un puente económico, financiero, formativo y político-militar entre USA y Alemania.

La postura de los Estados Unidos sobre Nord Stream 2 es clara, no importa quien esté como presidente, Donald Trump o Joe Biden. Ya han impuesto sanciones y han amenazado con imponer aún más . El gasoducto, sostienen, no debe ser concluido y el gobierno alemán debería apostarle mejor al gas norteamericano proveniente del fracking.

El conflicto en torno al Nord Stream 2 se trata, más bien, de la cuestión de si el gobierno federal quiere establecer, o no, una cooperación más estrecha con los Estados Unidos a costa de Rusia. En un congreso llevado a cabo el jueves, por parte de la Fundación Heinrich-Böll, Annalena Baerbock sostuvo que una política exterior europea común no sería posible mientras el gobierno federal alemán se aferre al proyecto del gasoducto. Esto produjo fuertes críticas de los países de Europa del este, ya que el nuevo gasoducto, que se está construyendo bajo el Mar Báltico, los dejaría de lado como países de tránsito y perderían dichas tasas.

Además, las tensiones en la región han aumentado desde la guerra en Ucrania. Los Estados bálticos y Polonia exigen medidas más fuertes en contra de Rusia. Alemania envió, para tal fin, militares al Báltico para proteger a sus aliados frente a una posible amenaza de agresión por parte de Rusia. En Varsovia y Riga se desean, no obstante, más medidas que afectarían severamente a sus vecinos del Este en términos económicos. Los países del este de Europa reciben apoyo del Parlamento Europeo que hace pocos días exigió, en una resolución mayoritaria, la detención de la construcción del Nord Stream 2.

Sin embargo el fracaso definitivo del gasoducto sería un prejuicio notable para una parte del capital alemán. En el proyecto participan empresas alemanas productoras de gas y petróleo como la Wintershall Dea. Ésta es una razón importante de por qué la gran coalición en Berlin y el gobierno rojinegro de la provincia de Mecklenburg Vorpommern insisten en que el Nord Stream 2 sea terminado de construir. Si después de las elecciones federales en otoño debiesen gobernar los verdes en vez del SPD y la Unión, crecerán, seguramente, dentro del gobierno federal las discusiones en torno al Nord Stream 2.

Traducido de Neues Deutschland por: Red Crítica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =