El autismo político del compañero Magdiel Sánchez Quiróz. Sobre la posibilidad de un golpe de estado

x José Luis Hernández Ayala

De manera sorprendente, porque hasta ahora he valorado positivamente su trabajo político, el compañero Magdiel Sánchez Quiroz nos afirma que en México solo es un “cuento” la existencia de fuerzas golpistas en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador

(Ver su texto en Viento Sur, https://vientosur.info/spip.php?article15986 ).

Magdiel considera que es absurda la posibilidad de un golpe de estado porque, en su opinión, el actual gobierno es lo mismo que los anteriores y que la única base con la que cuentan quienes sostienen la posibilidad golpista, son las declaraciones de dos personalidades afines al actual régimen: el Padre Alejandro Solalinde y el caricaturista Rafael Barajas. Su motivo se reduce a crear “una herramienta de cohesión y defensa” para galvanizar al gobierno obradorista y “dividir a la izquierda”.

Leer más

Educación en tiempos de pandemia. El lujo de estudiar

x OLEP/Fragua

EL CAPITALISMO crea el mundo a su imagen y semejanza, de la herrumbre de las máquinas construye al sujeto social adecuado para reproducir el sistema. Por un lado, genera a su clase burguesa, educada para mandar y continuar con la lógica irracional de acumulación en detrimento de la naturaleza y el ser humano y, por el otro lado, a la clase desposeída que está educada para servir como un engrane útil a los intereses del capital. Es decir, debe tener cierto nivel de instrucción y de disciplina para poder desarrollar las tareas que la división internacional del trabajo imponga.

En México, el neoliberalismo nos colocó en el papel de ser un país mayoritariamente de servicios (el 63% del PIB en México es aportado por este sector, tan sólo el turismo aporta el 9% del PIB nacional). La industria aporta 29% (18% manufactura) y tan sólo un 3% del sector primario.

En cuanto a la relación de la producción con la educación las cosas están un poco así: el promedio de estudios a nivel nacional es de 10 años, es decir, bachillerato trunco; si lo vemos por tipo de sector productivo el turismo tiene un 35.7% de trabajadores con secundaria, 25.7% con educación media superior, 25.3% con primaria y tan sólo 13.1% con educación superior. Los números para el comercio no son muy diferentes: 33.6% secundaria, 28% media superior, 21% primaria y 16.4% con estudios universitarios. La industria de la transformación tiene 39.3% con secundaria, 24.8% con bachillerato, 20.4% con primaria y 15.5% con estudios universitarios. Sólo en los sectores de Gobierno y Educativo y de Salud (englobado estadísticamente) la mayoría de los trabajadores tienen estudios universitarios: 54% para Gobierno y 70% para Educativo y Salud, aunque estos sólo emplean a 6.5 millones de personas en total contra 22.6 millones de los sectores mencionados anteriormente. Es decir, en nuestro país se es funcional para la economía con tan sólo tener estudios de secundaria o iniciar un bachillerato y si es técnico en alguna rama de los servicios mucho mejor y si no acabas, tampoco hay tanta bronca.

Leer más

México, el protagonista inesperado ante la OPEP: un paso hacia su soberanía energética

x Javier Buenrostro

Ante el derrumbe de los precios petroleros debido en parte a una demanda ralentizada por la pandemia del SARS-CoV-2 y en mayor medida al conflicto que desde hace un mes sostenían Rusia y Arabia Saudita, este domingo se llegó a un acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) para reducir la oferta petrolera y así estabilizar los precios del crudo y, con ello, también de los mercados financieros y los tipos cambiarios.

Antes de la pandemia del coronavirus, había una producción de 100 millones de barriles diarios. En las semanas subsecuentes la producción cayó 35%, pero a juzgar por la demanda decreciente seguía siendo un exceso para la situación actual, lo que facilitó que siguiera el hundimiento del precio del petróleo. La OPEP+ discutió un corte de 15 millones de barriles para mayo pero, ante las reticencias, se hizo la propuesta que el corte en la producción petrolera mundial fuera de 10 millones de barriles.

Rusia, Arabia Saudita y Estados Unidos eran los tres actores en el centro de esta negociación. Pero el sábado 11 de abril surgió un protagonista inesperado: México. En el acuerdo preliminar, donde se recortaban los 10 millones de barriles en la producción mundial, a México se le había asignado un recorte de 400.000, lo que implicaba casi el 25% de la producción nacional, cuando la mayoría de los países tenían un recorte de entre el 10 y el 15%. No era un buen acuerdo para México.

Leer más

Réquiem por el intelectual en medio de una crisis sanitaria

x Ricardo Orozco

Contrario al sentido común imperante en la derecha mexicana y en grandes sectores de la propia izquierda —desde la más rastrera y conservadora hasta las militancias más recalcitrantes de la 4T, pasando por las adherencias, los adeptos y hasta los observadores externos—, según el cual el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (y él mismo en persona) carece de experiencia, tacto, precisión, congruencia y consistencia en su política de comunicación sobre cualquier asunto que competa a la vida pública en el país ¿podríamos afirmar que el modelo de comunicación establecido entre el gobierno de la 4T y la sociedad mexicana es uno de los experimentos de interlocución política más efectivos experimentados en la historia reciente de México, en general; y de un gobierno federal, en particular?

Desde su toma de posesión de la primera magistratura del Estado mexicano (pero inclusive desde mucho tiempo atrás, cuando López Obrador se lanzó por primera vez a una contienda electoral por la presidencia de México), el sentido común dominante en amplios sectores de la sociedad, impulsado con particular virulencia, profusión e insistencia por los intereses opuestos y antagónicos al estilo personal de gobernar de López Obrador, es aquel que indica que el actual presidente de México es un personaje poco o nada preparado para afrontar las responsabilidades y los retos que plantea el ejercicio de gobernar a un Estado tan grande, complejo y diverso como el mexicano; ya de entrada, debido a las deficiencias que éste funcionario público muestra constantemente en sus capacidades de comunicar con eficiencia, veracidad y precisión lo que piensa y lo que busca hacer al fungir en un cargo público.

Leer más

La mano que mece la cuna en la UNAM, la propaganda y sus ayudantes

x Andrea Noriega Méndez

No fue sino hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró en su conferencia matutina, el 5 de febrero del presente año, que en la situación prevaleciente en la UNAM, de paros ilegítimos e impuestos, “había mano negra”, que muchos comentaristas comenzaron a hacer conjeturas y a elaborar especulaciones, muchas de ellas sumamente contradictorias entre sí, sobre quiénes serían aquellos personajes o grupos que estarían detrás de los grupos feministas radicales moviendo los hilos. Si bien, un día antes, el 4 de febrero, José Blanco publicaba en La Jornada el primer artículo[1] en un medio impreso a escala nacional, siguiendo a pie juntillas las ideas de mis dos primeros artículos, en donde señalaba la manipulación de las paristas por parte de grupos de poder que buscan desestabilizar a la UNAM, no fue hasta el día siguiente que comenzaron las variopintas especulaciones, justamente después de que fueran atacadas violentamente las instalaciones de Rectoría al culminar una marcha proveniente del parque de La Bombilla.

Las plumas mercenarias de los gobiernos anteriores, que aún siguen tergiversando la realidad, como la del periodista Salvador García Soto, comenzaron inmediatamente a señalar a MORENA como el responsable detrás de las paristas y de los grupos que, de manera violenta, ilegítima y autoritaria comenzaron a cerrar otros planteles educativos de la UNAM. Tomando como fuente el rumor “que corre entre académicos y profesores universitarios”, afirma que, “están las facciones más radicales de la izquierda universitaria que tiene vínculos políticos con personajes de Morena y de la 4T. [2] […] que se acercaron a Enrique Graue en su campaña por la reelección y le ofrecieron “un pacto” para apoyarlo a cambio de posiciones y de darle públicamente su respaldo, [quienes] estarían detrás de la movilización e infiltración de los “anarcos” y serían los autores intelectuales de la desestabilización.”[3]

Otro periodista, que también pertenece a las plumas mercenarias de los gobiernos anteriores, Raymundo Riva Palacio, intenta vincular a personajes como el Mosh o, al alcalde de MORENA de la alcaldía Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, con los grupos porriles, anarquistas y feministas que tienen tomadas las facultades y escuelas de la UNAM, sin embargo, concluye, “El Presidente no necesita un conflicto en una institución que, por su magnitud y diversidad, puede ser explosiva e incontrolable, por lo que pudiera descartarse, en principio, que cercanos a él estén buscando alterar la vida universitaria y lograr el descarrilamiento de Graue.”[4]

Leer más

Funcionarios, empresarios y terroristas de Estado

x OLEP/Fragua

LA RECIENTE DETENCIÓN de Genaro García Luna, funcionario policiaco en diferentes gobiernos panistas, ha puesto sobre la mesa cómo diferentes funcionarios se han vuelto grandes empresarios a partir de su participación en el gobierno y cómo estos exfuncionarios y flamantes empresarios son, al mismo tiempo, grandes delincuentes que merecen ser juzgados.

Pero el actual gabinete nos muestra cómo grandes empresarios, cuya riqueza han acumulado en gobiernos priistas, panistas y del Morena, son actualmente funcionarios. Caso ejemplar es Alfonso Romo, jefe de la oficina de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

¿Por qué los burgueses pueden pasar fácilmente a ser funcionarios y los altos funcionarios convertirse en empresarios?

Porque el Estado no surge como el conjunto de instituciones por encima de las clases sociales que conforman la sociedad, porque no es neutral, sino que el Estado surge como resultado de la dominación económica de una clase sobre el resto de la sociedad, en este sentido el Estado responde a los intereses económicos y políticos de una clase social y al interés de mantener por la fuerza, en última instancia, esa dominación.

Leer más

La agenda de Sicilia y sus mil acompañantes

x Miguel Ángel Ferrer

Indudablemente Javier Sicilia es una figura mediática y un personaje polémico. Su extendida presencia en los medios de comunicación da fe de su talante polémico. Para unos es un adalid de la paz, la democracia y la justicia. Para otros es una persona falsa, protagónica y engreída. En los medios algunos lo apoyan y ensalzan y otros lo censuran y descalifican. Hay opiniones para todos los gustos y preferencias partidarias.

Pero más allá de las opiniones de cada cual, es evidente la falta de sintonía política e ideológica entre Sicilia y la sociedad que dice o busca representar. Y las pruebas son públicas y están a la vista. Su último llamado a la sociedad para demandar paz, justicia y democracia apenas rebasó las mil personas.

Leer más

Ricardo Monreal: enemigo de los trabajadores. Un burgués dentro del Senado

x OLEP/Fragua

RECONOCIDO ENTRE LOS CHAPULINES, Ricardo Monreal Ávila ha tenido que hablar los idiomas de distintos proyectos políticos para mantenerse vigente y al servicio de los de su clase: la burguesía; pues este personaje, formado en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), saltó al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1998 para ser gobernador de Zacatecas, luego se formó en las filas del Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano y, por último, o al menos hasta ahora, es parte del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido por el cual fue electo jefe de la Delegación Cuauhtémoc en 2015, y por el que es senador desde septiembre de 2018.

Durante todos esos años, en las distintas bancadas ha estirado sus tentáculos para formar vínculos con distintos entes políticos, religiosos y empresariales; y estos últimos son la razón por la cual en fechas recientes puso freno a la aprobación de la iniciativa para regular la subcontratación, mejor conocida como outsourcing, justo cuando todo iba viento en popa para finalmente penalizar a aquellos empresarios que continúan enriqueciéndose a costa de pisotear nuestros derechos laborales y evadir impuestos. Fue así como postergó la discusión de esta iniciativa para este mes con el formato de Parlamento Abierto.

Leer más

Nuevos proyectos de infraestructura ¿Desarrollo económico para el pueblo?

x OLEP/Fragua

PARA QUE UN PAÍS desarrolle su economía y pueda satisfacer la demanda creciente de bienes materiales que requiere una población, necesita desarrollar sus medios de producción; es decir, el conjunto de máquinas, fábricas, herramientas de trabajo y medios de transporte necesarios para la producción y traslado de las mercancías y que satisfacen todo lo relacionado con la alimentación, calzado, vivienda, medicina, y mil cosas más que nos rodean todos los días en nuestra vida.

Pero los medios de producción por sí mismos no generarían ni un solo producto, se requiere forzosamente del trabajo humano (fuerza de trabajo) para echar andar las máquinas y también para revolucionarlas y modernizarlas. A este conjunto de los medios de producción y la fuerza de trabajo se le conoce como fuerzas productivas. Es el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales de los hombres para la producción lo que determina los distintos modos o sistemas de producción que han marcado la historia de la humanidad: comunidad primitiva, esclavismo, feudalismo, capitalismo y socialismo.

Leer más

Diálogos con el pueblo. Sin organización no habrá transformación

x OLEP/Fragua

EN ESTE ARTÍCULO nuestro objetivo principal es dialogar con el pueblo que de alguna u otra forma nos ha preguntado o hecho comentarios sobre nuestro proyecto político, o nos ha expresado su desacuerdo. Para nosotros como Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), la crítica nos hace avanzar y mejorar, cambiar prácticas e inclusive tener que plantearnos nuevas formas de explicar nuestros objetivos.

En estos momentos en que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es presidente, pareciera que vivimos un clima donde las cosas no “están tan mal”, que a diferencia de los sexenios pasados hemos podido avanzar en cuestiones inmediatas, que han ayudado al proletariado como clase. Entendemos que el triunfo de AMLO fue por hartazgo del pueblo, el ascenso de la violencia en cada colonia del país y los más de 30 años de políticas neoliberales.

Leer más
1 2 3 5