La manipulación de Argentina

A dos meses de la muerte de Nisman la investigación sobre su asesinato o suicidio se ha estancado. La fiscalía no corrobora hipótesis, no define imputados y no esclarece móviles. Las causas del fallecimiento siguen en la penumbra, nadie explica la desaparición de los custodios y crece el misterio por el desorden en la escena del crimen. Persisten, además, las discrepancias entre los peritos y todas las pruebas se esfumaron. Pero en este caos se han reflotado varios datos de la trama que rodea a los atentados de la embajada de Israel (1992) y la AMIA (1994).

x Claudio Katz – La Haine

ACUSAR A IRÁN

Ya se sabe que Nisman era un corrupto. Malgastaba los fondos del estado en
boliches y turismo, junto a una corte de cómplices que manejaba sus cuentas en el exterior.

Estas revelaciones tornan ridícula la imagen de héroe que forjaron sus allegados,
para propiciar homenajes e identificaciones colectivas (“Todos somos Nisman”). Las
filtraciones sobre el comportamiento del fiscal no invaden su intimidad. Contribuyen a
explicar la conducta encubridora de un personaje muy vulnerable a las presiones de los
servicios de inteligencia.

PDF completo:

http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/katz_manArgentina.pdf

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + cuatro =