MUJERES RESPONDEN A RITA SEGATO, ANTES QUE FEMINISTAS MUJERES PODEROSAS DEL ARCO IRIS

x Lourdes Albornoz, Vero Azpiroz Cleñan, Aymara Choque

Las warmis, zomo, mujeres del Sur, mujeres de los territorios ancestrales entregamos nuestra palabra florida en apoyo al Presidente Evo Morales Ayma, quien por el voto popular sigue siendo presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Entendemos que Rita Segato tiene eco en el feminismo (blanco?) en el cual no nos reconocemos, por lo cual manifestamos nuestro profundo desacuerdo con la posición que Ud. ha tomado respecto a la restauración neoliberal golpista en Bolivia.

Cuando dice “Deberíamos comenzar a generar una retórica de valor a otra forma de valor que se distingue mucho a la gestión de los caciques.” Suena muy bonito. Preguntamos: ¿Le ha pasado en el cuerpo esa gestión de los caciques? Nosotras hemos visto, hemos sentido el sabor amargo de esa secuela de la conquista. Nuestros hombres han tomado lo peor del machismo colonial. Hemos construido no sólo retóricas, sino resistencias, re-existencias a la dominación machista en las naciones preexistentes y en cada uno de los espacios que el despojo nos colocó. Pero ubicar a Evo como el símbolo del patriarcado es demasiado chabacan.

No celebramos los dichos sobre la quinceañera de Evo, porque hemos sentido en nuestros cuerpos todos lo que significa la cosificación de nuestros cuerpos. El cuerpo ancestral, el cuerpo mental, el cuerpo físico y el cuerpo emocional. Aún así, afirmamos que lo que pasó en Bolivia fue un golpe de Estado.

Leer más

Urgente: Están matando a la gente en El Alto con una represión militarizada

x Agencias / Marco Teruggi / La Haine

Los militares están disparando desde helicópteros a los manifestantes en Senkata (oeste de Bolivia) y ya hay más de 10 fallecidos, dijo a Sputnik la dirigente social y defensora de derechos humanos Bettyna Valencia.

«En Senkata nos están matando, disparando, hay muchas personas que están muertas. La policía se llevó a tres, los van a hacer desaparecer. Había 32 personas muertas en total pero aquí hay más de diez. Nos están disparando por helicóptero, están todos armados, están desquiciados», dijo Valencia con la voz entrecortada a Sputnik.

Valencia dijo entre sollozos que se había refugiado en una tienda mientras se desataba la represión.

Manifestantes que se encontraban en los alrededores de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), ubicada en Senkata, de la ciudad de El Alto, fueron reprimidos este martes por agentes policiales con tanquetas y helicópteros militares.

Leer más

Bolivia, golpe de Estado y la irresuelta guerra entre la Biblia y la Wiphala

x Ollantay Itzamná

El reciente golpe de Estado que defenestró al Presidente constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, a simple vista, es una disputa política “resuelta” por la vía de la fuerza, entre blancos (Camacho y Mesa) y aborígenes (Evo Morales y los movimientos indígena campesinos). Pero no lo es del todo.

Cuando Camacho y sus seguidores, con toda una ritualidad medieval, sembraron la Biblia (sobre la bandera criolla boliviana) en el centro del viejo Palacio de Gobierno, en la ciudad de La Paz, bajo la arenga religiosa: “Bolivia para Cristo, la Pachamama nunca más volverá a entra a este Palacio”. Y casi simultáneamente otros citadinos mestizos descendieron la Wiphala (bandera quechua aymara) del frontis de dicho edificio y la quemaron públicamente. Esos actos, además de otros, evidencian que la “guerra” irresuelta entre q’aras (blancoides) y aborígenes es, ante todo, una contienda cultural simbólico.

Si durante la Colonia europea la simbología político cultural de los aborígenes había sido “extirpada” casi por completo, mediante métodos inquisitoriales inimaginables. Sin embargo, dichos símbolos (Wiphala, Chakana, wuakas, apus, etc.) subsistieron bajo las cenizas del dolor colonial, en territorios indígenas no controlados por la Corona.

Durante la República, este conflicto sobre lo simbólico cultural se resolvió mediante la tácita coexistencia entre las dos bolivias (la oficial y la clandestina/aborigen). Medianamente cada quien vivía bajo su propia simbología. Después de todo, algunos indígenas eran bolivianos, pero en los hechos NO eran ciudadanos. Y, la gran mayoría, ni eran bolivianos nominales (sin documento de identidad), ni eran ciudadanos bolivianos (no sujetos políticos)

De ese modo, los símbolos políticos oficiales y clandestinos convivieron en el mismo territorio (boliviano) sin encontrarse, ni conflictuarse, entre sí, durante la República.

En la creación del Estado Plurinacional también se tuvo que consensuar la simbología del nuevo Estado. Así fue cómo la Wiphala ingresó en la Constitución Política como una bandera oficial, junto a la tricolor criolla. Lo mismo ocurrió con la Chakana, y las ritualidades constitutivas de las espiritualidades indígenas.

Proceso de cambio y la simbología boliviana

Durante los 14 años del proceso de cambio boliviano, bajo un Estado Plurinacional con presencia casi en todo el territorio boliviano, indígenas y mestizos convivieron sin mayor “guerra” por símbolos políticos, ni identitarios.

Las y los indígenas se sentían representados en la Wiphala que ondeaba junto a la bandera tricolor, y de igual forma los mestizos por lo suyo. De ese modo se pudo hablar de la “ciudadanía intercultural” en la Bolivia plurinacional.

Pero, el fatídico 10 de noviembre reciente, no sólo “restauró” la Biblia prepotente en el Palacio, sino también la bandera del Departamento de Santa Cruz, cuyo escudo contiene una Cruz de la cristiandad y una Corona Ducal medieval. Esta prepotencia simbólica, más el descenso y quema de la Wiphala, más las arengas de la “expulsión de la Pachamama del Palacio”, dibujan a brocha gorda la intencionalidad político cultural de los golpistas.

Destituir a Evo, pero sobre todo la Wiphala

Los golpistas no apostaron, ni apuestan, únicamente a destituir al gobernante indígena, escarmentar con públicos castigos físicos a los indígenas insumisos, y restaurar el sistema neoliberal en Bolivia. NO. Ellos van, ante todo, por la restauración del panteón simbólico del Estado criollo republicano, y hacer escarnio de la simbología política indígena. Porque allí, en esa simbología está, según ellos, la esencia de la insubordinación política de los y las indígenas.

En otros términos, van a destruir lo poco o mucho que se había avanzado en la construcción del Estado Plurinacional y de la ciudadanía intercultural.  Para ellos, destruir la bandera indígena, es anular simbólicamente los derechos indígenas consignados en las leyes. Y, anular derechos indígenas, es devolver al indígena a la condición de NO ciudadano, No sujeto.

Pero, estos predadores de indígenas, en sus planes golpistas premeditados, jamás previeron las reacciones que podrían activar en los indígenas el “sacrilegio” contra la Wiphala.

Horas después de aquel sacrilegio, un ejército de ponchos rojos (aymaras), flameando centenares de whipalas, descendieron desde la ciudad de El Alto hacia la ciudad cede del Palacio de Gobierno, a trote, rugiendo a todo pulmón: “Ahora sí, guerra civil. Ahora sí, guerra civil”. Era un escenario apoteósico que hizo llorar, de susto y/o de emoción, a muchos espectadores reales y virtuales. Los entrevistados concluían: “la Whipala es nosotros”. “Si queman la Wiphala, a nosotros nos queman”…

La Policía Nacional golpista que reprimía, hasta ese entonces, a los manifestantes contra el Golpe de Estado tuvo que replegarse y huir. En la ciudad cede del Palacio, las pocas autoridades políticas remanentes del Golpe tuvieron que ser evacuadas. Por unas horas, la “sensación del acabose final” se expandió y apoderó de las y los citadinos paceños. Hasta que las Fuerzas Armadas golpistas, “decretaron Estado de Sitio” y en conjunto con la Policía Nacional ocuparon la ciudad bajo aplausos y arengas de gratitud de la citadinidad asustada.

Minutos después, la golpista Policía Nacional, en un acto protocolar improvisado, volvió a colocar la Wiphala en su lugar. Pidió disculpas públicas a los indígenas. El golpista Camacho, en mensaje improvisado, intentó argumentar su respeto a la “simbología indígena…”

Nadie sabe a ciencia cierta cual será el epílogo del caos e incertidumbre política actual de Bolivia. Lo único cierto es que los “seguidores”/comerciantes del Dios desconocido y de su Biblia son más miedosos/cobardes que las y los curtidos en las luchas subalternas bajo la “sagrada” Wiphala.

Abu Bakr al-Baghdadi, creado y asesinado por la CIA

x Marc Vandepitte

Lo que no dicen es que este bestial grupo terrorista es producto de la propia política exterior del régimen de EEUU en Medio Oriente

Ahora que el dirigente del Estado Islámico (EI), Abou Bakr al-Baghdadi, ha sido [supuestamente] eliminado muchas personas en EEUU y Occidente expresan su alegría y alivio. Ahora Trump reconoce que al EI lo creó Obama.

La emergencia del EI

En 2003 EEUU y Gran Bretaña invadieron Irak. En aquel momento al-Qaeda y otros grupos terroristas yihadistas tenían poco peso en la zona. El ejército estadounidense se enfrentó a un violento levantamiento después de la invasión. Para aplastarlo se utilizaron escuadrones de la muerte, exactamente igual que lo que habían hecho los estadounidenses en América Latina con la llamada “Opción El Salvador». Además, en esta guerra sucia se enfrentó deliberadamente a sunníes contra chiíes siguiendo la táctica de “divide y vencerás”. En esta orgía de violencia sectaria provocada fue cuando se implantó al-Qaeda en Irak con el nombre de “Estado Islámico de Irak” (EII).

Leer más

Un Cancerbero de catorce cabezas, llamado Grupo de Lima

x Ollantay Itzamná

En la mitología griega, se narra de la existencia de un perro fiero con tres cabezas y cola de serpiente, mascota fiel de Hades (dios del inframundo). La función de Cancerbero era preservar la hegemonía del Imperio de la muerte, y castigar letalmente a todo aquel que se atreviese a desafiar la voluntad de Hades en el inframundo, y liberar a sus prisioneros.

América Latina y el resto del mundo padecen una cruenta guerra desigual entre el Imperio de la Muerte (EEUU) y la civilización de la Vida (emergente desde los pueblos plebeyos insurgentes del Sur). En la actualidad, dicha contienda descomunal se concentra en Venezuela, y cobra ribetes mitológicos por la gallardía y la vocación de Libertad de este pueblo, frente a un herido Imperio desesperado por la riqueza ajena.

Leer más

El triunfo del Morena, resultado de la lucha de clases

x OLEP/Fragua

En los últimos meses hemos escuchado distintas explicaciones acerca del triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Para algunos fue un “gravísimo error” por parte de un pueblo “inculto y torpe”, que se deja llevar por cualquier “engañabobos” que ofrece “mejoras”, pero que en realidad sólo impondrá una dictadura y autoritarismo. Para este grupo de analistas el país no necesitaba mejorar, pues todos vivían felices, cada uno cumpliendo su papel en este mundo: el rico siendo más rico y el pobre muriendo en la miseria.

En otro extremo están quienes dicen que, al contrario, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó a la grande porque era “el mero preciso”, de los grandes grupos oligarcas, los que al parecer se reunieron en lo oscurito y decidieron por su cuenta que necesitaban alguien que bajara el descontento social para profundizar el neoliberalismo. De esta deducción se sigue entonces que tanto AMLO como el Morena son más de lo mismo, nada cambia y todas las ligeras mejoras únicamente serán para desmovilizar al pueblo.

Leer más

¿Es probable la unidad electoral de las izquierdas en Guatemala?

x Ollantay Itzamná

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala, convocó recientemente a alecciones generales para el día 16 de junio del 2019. Para dicha contienda electoral, están habilitados 26 partidos políticos para elegir President@-Vicepresindet@, 160 diputad@s, 340 alcaldes/as, y 20 diputad@s al Parlamento Centroamericano.

La izquierda participará con cuatro partidos. Tres partidos tradicionales (URNG, WINAQ y CONVERGENCIA), y el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP) creado recientemente por comunidades indígenas y campesinas en resistencia frente al despojo neoliberal.

Apatía política, luego de la derrota anticorrupción

En 2015, cuando el gobierno norteamericano ensayaba su “teatro anticorrupción” en Guatemala, para fulminar/anular a los gobiernos progresistas de Latinoamérica, la guatemalticidad indignada creyó en la benignidad de dicho teatro. Y, aceptó ir a las urnas para elegir un Presidente, como el antídoto de la corrupción. Pero, el cómico, Jimmy Morales, resultó ser más corrupto y déspota que su antecesor encarcelado, Otto Pérez Molina.

Leer más

Terminar con el neoliberalismo, el camino más corto al socialismo

x OLEP/Fragua

El neoliberalismo no se acabará por decreto, sólo por declarar que éste será el último sexenio de una política económica que nos ha desangrado y saqueado como pueblo trabajador y explotado en la ciudad y en el campo. Para terminar definitivamente con el neoliberalismo tendríamos que destruir o barrer con sus pilares fundamentales:

1. La política de privatización, despojo y sobreexplotación que impulsa la burguesía.
2. El terrorismo de Estado, cuya ejecución es realizada por las fuerzas armadas, policiacas y paramilitares, verdugos del pueblo.
3. La alta burocracia que como parásito ha vivido del dinero que se le arranca al pueblo vía impuestos y que trabaja entre altos puestos en el gobierno y en las empresas privadas.
4. Los integrantes del Poder Judicial, principalmente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes nunca cuestionaron todas las reformas neoliberales que violaban la Constitución y que legalizaron la privatización, la sobreexplotación, la represión y la impunidad para los autores de esa política neoliberal tan dañina.

Leer más

¿Indígenas en defensa de la democracia criolla y el Estado etnofágico?

x Ollantay Itzamná

En la casi bicentenaria República criolla de Guatemala, subsisten cuatro pueblos (dos indígenas y dos coloniales) en condición de subalternidad, bajo el poder de los criollos y del gobierno norteamericano.

Durante el primer siglo de la República, los criollos organizaron su Estado sobre la esclavitud indígena. Durante el segundo siglo republicano, los criollos, bajo el mando del gobierno norteamericano, remozaron su Estado esclavista con fachada de Estado de Derecho, y semblante democrático.

Durante la República, los pueblos indígenas y campesinos, muy a pesar del Decreto Nº 900 (1952), que en su artículo 2º abolía toda forma de esclavitud o servidumbre indígena, jamás salieron de la condiciones de ser NO ciudadanos, y no pocas veces maltratados como “enemigos internos” del Estado de Derecho criollo. Esquilmados para ser utilizados como “electores” en rituales de la democracia representativa excluyente.

Leer más

Guatemala, una promesa norteamericana para Venezuela

x Ollantay Itzamná

Guatemala, hace 65 años atrás, vivía en la misma zozobra galopante que vive el pueblo venezolano, ante la inminente invasión/destrucción promovida por el gobierno norteamericano.

Para junio de 1954, este contrastante país apenas había vivido una década de su promisoria “primavera revolucionaria”, con varios logros significativos en la ampliación de derechos y distribución de bienes y servicios. Pero, los jinetes de la muerte abortaron dicho proceso, con el apoyo servil de la oligarquía de Honduras, y el silencio cómplice de la OEA.

El argumento del gobierno norteamericano fue: “vamos a democratizar y construir el progreso del país preservándolo de la amenaza del comunismo”. ¿Guatemala está mejor que hace 65 años atrás?

En 2019, ante la resistencia estoica demostrada, y la vocación democrática del pueblo venezolano que reeligió en las urnas con más del 67% de votos al actual Presidente Nicolás Maduro, el gobierno norteamericano y los gobiernos serviles del denominado Grupo de Lima preparan una invasión militar contra Venezuela, luego del rosario de derrotas diplomáticas y políticas que les infringió Maduro, tanto en el suelo venezolano, en la OEA y en la ONU.

Leer más

1 2 3 4 5 6 22